La organización del certamen, a través de un comunicado recogido por Europa Press, ha resaltado la "resistencia" del festival y los propios creadores, que se mantiene para la innovación y la investigación de las artes escénicas en las diferentes disciplinas, ya sean nuevas tecnologías, circo, teatro de objetos o instalaciones sonoras.

Las mismas fuentes han avanzado que ya se trabaja en la programación del vigésimo aniversario del festival, uno de los más antiguos de España en la línea de la contemporaneidad del espacio escénico, y han adelantado que en la edición de 2019 se reconocerá la labor de los creadores más emblemáticos que han pasado por él en los últimos años.

A lo largo del festival, que alcanzaba este año su décimo novena edición con el hilo conductor de la diversidad artística, se han desarrollado 22 representaciones, que en su conjunto han contado con un 85 por ciento de aforo completo.

En su última edición, el Festival Escena Abierta ha contado con un presupuesto de 95.000 euros, de los que 50.000 euros los ha aportado el Ayuntamiento de Burgos a través del IMCyT, 25.000 euros la Fundación Caja de Burgos y 20.000 euros la UBU.

A los escenarios habituales de los teatros Clunia y Principal, el Fórum Evolución y el Centro de Arte de Caja de Burgos (CAB), se unieron en esta ocasión el Centro de Creación Musical El Hangar y La Estación.

Agnés Mateus y Quim Tarrida abrieron el festival con la representación de 'Rebota, rebota y en tu cara explota' en el Fórum Evolución, mientras que Juan Navarro, con el estreno nacional de 'Nadie es una isla', y los Hermanos Picohueso, con 'Nadie va a los cumpleaños en verano', fueron los encargados de cerrar esta edición.

Consulta aquí más noticias de Burgos.