Atles lingüístic mariner
Atles lingüístic mariner UIB

Según ha explicado en un comunicado el centro universitario este lunes, entre 1966 y 1970, el filólogo menorquín Francesc de Borja Moll recogió miles de formas lingüísticas en localidades costeras de Baleares, el País Valenciano y el Principat de Cataluña con el objetivo de recopilar la terminología marinera en lengua catalana.

El léxico vinculado al mar recogido por Moll incluye términos procedentes de la geomorfología, la meteorología, los astros, la navegación, las maniobras, las embarcaciones, pero también de la vida a bordo, el comercio, la pesca, y la fauna y la flora marítimas.

Originalmente, el romanista croata Mirko Deanovic presentó en el V Congreso Internacional de Lingüística Románica un proyecto que consistía en una obra especializada en la terminología marinera de todas las lenguas que conviven en la Mediterránea.

Este proyecto quedó totalmente suspendido por el estallido de la II Guerra Mundial en 1939. Acabada esta catástrofe, Deanovic lo retomó y lo propuso nuevamente en el VIII Congreso Internacional de Estudios Románicos, en 1956, donde se constituyó un Comité Internacional para realizarlo.

La obra aplicaba el método de la geografía lingüística a un territorio plurilingüe donde coexisten lenguas genéticamente muy diversas. El Comité que lo tenía que impulsar fue inicialmente formado por más de una treintena de miembros, procedentes de todos los estados costeros de la Mediterránea.

Este Comité publicó el 1960 el cuestionario que tenía que servir para las encuestas, y con este se publicó también un álbum con ilustraciones para ayudar los encuestadores a hacer las preguntas. Finalmente se eligieron 125 puntos de encuesta, desde la Península Ibérica hasta las costas del Mar Negro.

Todas las encuestas dentro del Estado español fueron realizadas entre 1966 y 1970 por Francesc de B. Moll, mientras que de la de Banyuls se encargó el francés Louis Michel y de la de la Alguer el italiano Oronzo Parlangèli.

Desde 2016, hay un comité promotor, impulsado principalmente por el doctor Giovanni Ruffino, del Centro di Studi Filologici e Linguistici Siciliani, de Palermo, que, con el permiso y el apoyo de la Fundación Cini, ha retomado el proyecto y quiere llevar a cabo la publicación de todas las encuestas.