'Forever'
Uno de los momentos del musical 'Forever King of Pop' SUMMUM

De todos los homenajes que se han hecho en el mundo de Michael Jackson, solo uno tiene el honor de contar con la absoluta aprobación de la familia de la leyenda. El padre del artista, Joseph Jackson, acudió en 2010 a ver Forever King of Pop, y dijo de él que es "el mejor espectáculo del mundo sobre Michael Jackson".

Ahora, este show regresa al teatro Nuevo Apolo de Madrid –programado, por ahora, hasta el 11 de marzo– con las expectativas de lograr, al menos, el mismo éxito que en su primera etapa, en el que fue visto por más de 400.000 espectadores.

El estreno contó en Madrid con un embajador de excepción: el mayor de los hermanos Jackson, Jermaine, acudió a la capital para comprobar la grandeza del espectáculo: "Cuando nuestro padre lo vio se quedó encantado. Estoy deseando verlo", contó a 20minutos el músico. Jermaine Jackson formó parte del primer grupo musical de Michael, The Jackson 5, durante 10 años, y lo dejó para comenzar una carrera en solitario que sigue hasta nuestros días.

Él mismo argumenta por qué su hermano llegó a tener un talento para la música sin límites: "Nacimos en una gran época con grandes estrellas: The Temptations, Marvin Gaye, Steve Wonder... Queríamos ser como ellos. Además, Michael tuvo la excelente plataforma que era el grupo que formamos", declara.

"Además de artista, era un gran ser humano"

Nadie como su familia conoció al rey del pop,  lejos de las luces del escenario –y sus respectivas sombras–. Jermaine lo define como "un gran artista, pero lo más importante es que era un gran ser humano. Muchas de sus canciones hablaban de cambiar el mundo, de sanar a las personas. Esa es la imagen que me gustaría que se mostrase de él".

Por eso su hermano cree que las canciones de Michael "han logrado cambiar a la sociedad, y han despertado la conciencia de mucha gente sobre los problemas del mundo. Muchas veces me han dicho, por ejemplo, que gracias a los temas de mi hermano han logrado aprender a hablar inglés", recuerda con una sonrisa.

Bajo la dirección escénica de Jesús Sanz-Sebastián y la dirección musical de Guillermo Sánchez, el equipo artístico encargado de revivir a la estrella cuenta con cantantes como Rafa Blas y Lola Dorado (participantes del concurso televisivo La Voz) y un equipo de bailarines entre los que se encuentra Álex Blanco, considerado uno de los mejores imitadores de Michael Jackson del mundo. Jermaine Jackson asegura que le produce "una tremenda satisfacción ver espectáculos como este en el que se trata la figura de Michael con tanto cariño".

Cuando le preguntamos por quién es el mejor imitador de Michael, contesta sin dudar: "Mi hijo Jaafar. Tiene su ADN y se nota", asegura. "Nos sentimos bendecidos por esta tercera generación de Jackson. Son personas obedientes, que tratan bien a la gente y que tienen un gran amor por la música y el baile".

Hasta que el siguiente descendiente del Rey del pop asombre al mundo, podremos volver a admirar el legado de Michael Jackson gracias a este espectáculo de talla internacional que sitúa a Madrid como capital de la música.