Según han informado fuentes de Vicepresidencia de la Xunta, fue el 112 el que avisó a la Policía de que el hombre se encontraba en la calle Gregorio Espino, cerca del domicilio de su expareja, a pesar de que tiene en vigor una orden que le prohibe acercarse a ella o comunicarse por cualquier medio.

Los agentes de la Policía Autonómica localizaron al sospechoso tras realizar una batida por la zona y procedieron a su detención, en colaboración con efectivos de la Policía Nacional.

Actualmente, la Policía Autonómica tiene asignada la protección de un total de 236 víctimas de violencia de género en Galicia.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.