El concejal de Infraestructuras, José Alberto Díaz-Estébanez, explicó que las obras tendrán una duración de cuatro meses a partir de su inicio y un presupuesto de licitación de 1,47 millones de euros.

Díaz-Estébanez subrayó que el proyecto de reforma persigue un doble objetivo, por un lado, la celebración con la "mayor brillantez" posible del Mundial Femenino de Baloncesto y, por otro, la ejecución de mejoras permanentes que permitan a los usuarios del pabellón contar con unas instalaciones de primer nivel.

Así, destacó que el Ayuntamiento de Santa Cruz siempre consideró una "gran oportunidad" para la ciudad convertirse en sede del Mundial, no solo por la repercusión mediática y promocional de la prueba, sino también por la posibilidad de acometer unas obras que permanecerán más allá y beneficiarán a todos los clubes y usuarios del Quico Cabrera.

Precisamente, la concejal de Deportes, Verónica Meseguer, destacó que la reforma del pabellón central es una "magnífica noticia" para todos quienes utilizan estas instalaciones, ya sea a través de clubes federados como a nivel individual.

Meseguer también señaló que el Ayuntamiento pretende provocar los mejores perjuicios posibles a los usuarios durante los trabajos, con la reordenación y reubicación temporal de los clubes en las diferentes instalaciones municipales, para lo que se convocará una reunión al objeto de explicar el cronograma previsto.

Las obras a realizar en el pabellón incluyen, a nivel general, la adaptación de todo el edificio a las normas de accesibilidad, el pintado de todo el interior y la reforma de los sistemas de iluminación, eléctricas, contraincendios y telecomunicaciones, entre otros trabajos.

Además, se trabajará en los tres niveles del pabellón. En el denominado Nivel 1, se ejecutará un vomitorio que conectará el exterior del edificio con la cancha que permitá el paso de vehículos; el acondicionamiento de la sala multiusos, coincidente con la zona sur, donde se encuentran las oficinas de los equipos o la adecuación de los espacios destinados al control antidopaje.

También en este nivel se colocará un nuevo parqué en la cancha principal, homologado por la FIBA, así como nuevas canastas y butacas en las dos gradas bajas.

En el denominado Nivel 0, se colocará pavimento de PVC en las zonas comunes y se acondicionarán los aseos públicos, entre otras actuaciones.

En el Nivel +1, se colocarán butacas en las gradas superiores y pavimento en los corredores, se crearán dos nuevas puertas de salida y se actuará en la mejora de la cubierta.