La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha condenado a doce años de prisión, como "responsable criminalmente, en concepto de autor, de un delito de abuso sexual continuado", al abuelo que abusó de su nieta durante ocho años, desde que ésta tenía cinco y hasta que cumplió los 13 años de edad, al valerse de "la relación de parentesco con la víctima".

Así lo recoge el fallo de dicha sentencia, a la que ha accedido Europa Press, mediante la que también se condena a este hombre, de unos 70 años de edad, a "inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena", imponiéndole, igualmente, "la prohibición de aproximarse durante el tiempo de la condena a una distancia inferior a los 500 metros o comunicar" con la menor, que ahora tiene unos 16 años, ni tampoco aproximarse a su domicilio a menos de 500 metros "durante trece años".

Los abuelos se quedaban al cuidado de sus dos nietos por las nochesJunto a ello, la Audiencia cordobesa también ha condenado al acusado, que puede recurrir esta sentencia en casación ante el Tribunal Supremo, a que indemnice a su nieta "en la suma de 20.000 euros, cantidad quedevengará los intereses previstos en el artículo 576 de la Ley de Enjuiciamiento Civil hasta su completo pago, así como al pago de las costas procesales, incluidas las de la Acusación Particular".

La sentencia ha considerado probados los hechos planteados en su momento por la Fiscalía, en cuya calificación relató que la menor y su hermano, cuando eran pequeños, vivían en otra provincia distinta a la de Córdoba "con su madre y su pareja, que no es padre de los menores", si bien debido a que la mujer y el hombre "trabajaban por la mañana y parte de la noche de lunes a sábado", ella dejaba a sus dos hijos al cuidado de sus padres en el domicilio de éstos.

En tales circunstancias "la menor solía dormir con su abuelo en la misma habitación y su hermano dormía en otra habitación con su abuela". De este modo, el ya condenado, "desde fecha no determinada, pero al menos desde que su nieta tenía cinco años de edad, aprovechando que la menor dormía por las noches con él y que se hallaban solos en la misma habitación, en un número indeterminado de ocasiones, cuando comprobaba que todos estaban dormidos, guiado por evidente ánimo libidinoso", supuestamente le realizaba distintos tocamientos.

Según el fiscal y ahora también la sentencia, en sus hechos probados, esta situación "se repitió prácticamente cada noche hasta que ella cumplió los ocho años", momento en que la pequeña junto con su madre y hermano, y la pareja de su madre, se trasladaron a vivir a una localidad cordobesa.

Posteriormente, el ya condenado y su esposa, al no poder seguir viviendo en la casa que habitaban "por problemas económicos", se trasladaron a vivir a dicho municipio a una casa que les alquiló su hija, pero como ella y su marido tenían un local, habían tenido otro hijo y trabajaban hasta altas horas de la noche, el acusado y su esposa pasaban las noches en casa de su hija, para quedarse con los nietos.

La madre, "aterrada", descubrió a la niña

Así, el supuesto comportamiento del procesado continuó hasta junio de 2011, hasta que una noche, sobre las 0,00 horas, la menor se fue a su cama para dormir y pasados unos minutos, "una vez más, guiado por igual ánimo, llegó a dicha habitación" su abuelo. Ella comenzó a llorar e insistentemente le dijo que la dejase, pero el acusado "hizo caso omiso hasta que oyó ruido", por lo que rápidamente se marchó a su habitación.

En concreto, la madre de la niña llegó antes a casa y oyó pasos en la parte de arriba, y ante ello, "extrañada", subió al dormitorio de su hija, momento en el que vio a la menor "tumbada boca abajo en su cama y llorando", por lo que le preguntó qué le ocurría y le contó "todo lo que ocurría con el acusado".

La madre de la víctima interpuso la denuncia cuando su hija le contó los hechosEn ese instante, la madre, "aterrada y enfurecida", toda vez que, "al parecer, también ella había vivido de niña situaciones similares", fue a la habitación de su padre, que "se hacía el dormido", y seguidamente llamó a su marido al que contó lo ocurrido, por lo que esa misma noche "echaron al procesado de casa y horas después la pareja de la madre llevó al acusado hasta el Aeropuerto de Granada".

La menor, "pese a los años en los que el procesado le estuvo realizando los tocamientos, nunca antes se había atrevido a contarlo a su madre, ante el miedo de que su abuelo le agrediese". Así, en diciembre de 2013, la niña, con 15 años de edad en dicha fecha, acompañada de su madre, acudió al centro de salud de la localidad y solicitó ayuda psicológica del equipo de Salud Mental y contó lo sucedido.

Asimismo, la menor lo puso en conocimiento de un trabajador social, quien en diciembre de 2013 elaboró un informe que remitió al Servicio de Prevención y Apoyo a la Familia de la Delegación Territorial de la Consejería de Igualdad y Bienestar Social la Junta en Córdoba, y tras ello, la madre interpuso una denuncia, algo que no hizo con anterioridad ante "la insistencia de su hija de que no lo hiciese".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.