Los hechos ocurrieron durante la mañana del sábado, día 20 de enero, cuando la arrestada pretendía abandonar el centro comercial sin abonar las prendas que llevaba entre sus pertenencias. Para ello, la joven había inhabilitado previamente los sistemas de alarma.

Uno de los vigilantes seguridad privada, en la puerta de salida, consiguió interceptarla con prendas valoradas en más de 600 euros, hasta la llegada de los policías nacionales.

El servicio lo desarrollaron agentes de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana y se enmarca dentro del Plan de Alerta Temprana, que trata de dinamizar la intercomunicación y colaboración entre la seguridad privada, los responsables de establecimientos comerciales y la policía.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.