El subdelegado del Gobierno en Cáceres y la jefa provincial de Tráfico
El subdelegado del Gobierno en Cáceres y la jefa provincial de Tráfico EUROPA PRESS

La provincia de Cáceres ha registrado el año pasado un total de 477

accidentes de tráfico con víctimas que se cobraron la vida de 26 personas, otras 45 resultaron con heridas graves y 655 de carácter débil, unas cifras superiores a las de 2016, ya que se han producido 58 accidentes más y ha habido cinco víctimas mortales más.

La carretera donde se produjeron más accidentes con resultado de muerte ha sido la Ex-206, conocida como la de las Torres, en la que fallecieron cuatro personas aunque, no se considera punto negro porque para ello se tienen que registrar tres o más accidentes con víctimas en un tramo de cien metros, y estos siniestros fueron en diferentes puntos kilométricos.

Así, el único punto negro de la provincia es el kilómetro 60.2 de la Ex-109 en su intersección con la Ex-205, en el conocido cruce de La Fatela en la Sierra de Gata, donde se han registrado varios accidentes ya que el diseño con varias 'raquetas' puede inducir a error a los conductores al creer que se trata de una rotonda y los que se incorporan desde la Ex-205 pueden no respetar la prioridad de los que circulan por la Ex-109.

Para acabar con este problema, la Junta de Extremadura está estudiando la posibilidad de construir una glorieta para distribuir el tráfico y evitar malas interpretaciones de la prioridad en la circulación. Una solución que el subdelegado del Gobierno en la provincia, José Carlos Bote, cree que podría contribuir a reducir la siniestralidad vial en este punto concreto.

Bote ha ofrecido este lunes los datos de accidentes registrados en la provincia el año pasado en una comparecencia junto a la jefa provincial de la Dirección General de Tráfico (DGT), Cristina Redondo.

El subdelegado ha señalado que detrás de este incremento de accidentes y víctimas mortales puede estar el aumento de los desplazamientos por la recuperación económica y el envejecimiento del parque automovilístico, con una media de 13 años de antigüedad de los vehículos, aunque "ello no puede servir de justificación", por lo que se están adoptando medidas para reducir la siniestralidad.

Así, los accidentes mortales han subido ligeramente en la provincia de Cáceres durante 2017, al pasar de 18 accidentes con 21 fallecidos en 2016, a 21 siniestros con 26 víctimas mortales el pasado año. En cuanto al número de accidentes en general, la cifra es significativamente superior al año 2016, en el que se produjeron 419, frente a los 477 del año pasado.

En cuanto a las principales causas de los accidentes que se han producido, estadísticas nacionales indican que las distracciones al volante provocaron el 30 por ciento de los siniestros; el exceso de velocidad, un 18 por ciento; el consumo de alcohol y drogas, un 12 por ciento, y el cansancio y la somnolencia, un 9 por ciento.

En relación al tipo de vía en el que se produjeron los accidentes del pasado año, cabe destacar que en vía urbana se produjeron 186 accidentes; 1 accidente mortal (con un fallecido), 11 heridos graves y 239 heridos leves. Mientras, en vía interurbana se produjeron 291 accidentes con víctimas, 20 accidentes mortales (25 fallecidos), 44 heridos graves y 416 heridos leves.

En autovía, se produjeron 48 accidentes con víctimas, de los que 5 de ellos fueron mortales, con un total de 5 víctimas fallecidas, y 102 heridos. En la A-66, que atraviesa la provincia de norte a sur hubo 25 accidentes con 3 fallecidos, y en la A-5, de este a oeste, se produjeron 14 accidentes con víctimas de las que una falleció.

Ante estos datos, Bote ha incidido en que la tarea de reducir la siniestralidad "es responsabilidad de todos", de las administraciones, pero también de los conductores y ha recalcado que "los esfuerzos del Gobierno deben ser acompañados por la precaución" y "el cumplimiento de las normas por parte de los conductores".

En este sentido, ha recordado que los vehículos deben estar en perfectas condiciones para poder circular, y adoptar medidas especiales cuando las condiciones meteorológicas lo requieran, como llenar el depósito, tener la batería del móvil cargada, llevar ropa de abrigo, algo de comida y, sobre todo, seguir las recomendaciones de la DGT.

LLAMAMIENTO A LA SENSATEZ DE SENDERISTAS

El subdelegado también ha hecho un llamamiento a excursionistas y deportistas para que estén pendientes de las condiciones meteorológicas cuando vayan a realizar rutas senderistas o salgan al campo, ya que el pasado fin de semana cuatro jóvenes tuvieron que ser rescatados por la Guardia Civil en la zona de Guijo de Santa Bárbara, en la Sierra de Gredos, porque "se dejaron caer la noche encima".

"Cuando se sale al campo hay que mirar las condiciones climatológicas pero también el reloj", ha dicho Bote, que se ha congratulado de que "todo quedara en un susto" pero ha recordado que las imprudencias pueden poner en peligro muchas veces las vidas de los excursionistas y las de los profesionales que acuden a su rescate.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.