Así lo ha señalado el Ayuntamiento de Salamanca después de una campaña realizada del 15 al 21 de enero por los agentes locales, una iniciativa en colaboración con la Dirección General de Tráfico (DGT).

En total, la Policía Local ha contabilizado 325 inspecciones a vehículos (291

turismos, 31 vehículos de transporte de mercancías y tres motocicletas) y, de las diez denuncias impuestas, seis han tenido que ver con los defectos de la documentación del vehículo, más concretamente por no haber efectuado la inspección técnica; dos por el deficiente estado de los neumáticos, y las dos restantes por otras causas no relacionadas directamente con el estado del vehículo, sino con la caducidad y la carencia de los permisos conducción.

Las inspecciones de vigilancia y control sobre las condiciones de los vehículos son actuaciones precautorias que, como los controles de alcoholemia y velocidad, tienen como objetivos primordiales el incremento de la seguridad de peatones y conductores, la prevención de posibles accidentes de circulación y la mejora de las condiciones del tráfico urbano en la ciudad de

Salamanca, ha apuntado el Consistorio.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.