Declaran en la AN los presuntos yihadistas
Agentes de la Guardia Civil trasladan los efectos personales de los once detenidos en la operación de los Mossos d'Esquadra contra una supuesta célula yihadista que planeaba atentar en Cataluña. SERGIO BARRENECHEA / EFE

La Audiencia Nacional ha decidido aplazar para el próximo lunes el juicio, que supuestamente empezaba este lunes, de la célula yihadista desarticulada en 2015 que planeaba atentar en lugares emblemáticos de Barcelona como el Parlament y que se planteó cometer un secuestro para comprar explosivos o bien fabricarlos de forma casera "con productos químicos de adquisición legal".

De hecho la vista, fijada para las diez de la mañana de hoy, ha comenzado con casi tres horas de retraso, debido a que la Sala ha tenido que llamar telefónicamente al letrado ante su incomparecencia.

A su llegada ya en vista pública, el letrado ha pedido el aplazamiento del juicio durante una semana y ha alegado que defiende a su cliente como abogado del turno de oficio lo que se le notificó por providencia el pasado día 15 y que por error le pareció ver en otra resolución del procedimiento que la vista comenzaría en febrero.

El abogado ha alegado que no podía asumir hoy en condiciones adecuadas la defensa de Zamzami y que necesitaba unos días para estudiar el sumario.

La fiscal ha dejado a criterio del tribunal la resolución de esta petición aunque ha recordado que nueve de los diez acusados se encuentran en prisión provisional por lo que la causa es prioritaria y el juicio debe celebrarse cuanto antes aunque ha reconocido que también hay que salvaguardar el derecho de defensa.

Otra de las defensas ha aprovechado para manifestar las dificultades de los abogados del turno de oficio en estos procedimientos como las que encuentran para entrevistarse con sus clientes por la dispersión en cárceles de toda España.

El letrado de Jacob Orellana ha señalado que dado que se va a alargar más el periodo de prisión preventiva de su cliente ha pedido que se le rebaje la fianza de un millón de euros que se le impuso para quedar en libertad provisional. Finalmente el tribunal ha accedido a la petición de la defensa de Zamzami para que éste no se vea afectado por el error de su abogado.

Según la Fiscalía la célula planteó además cometer un secuestro para comprar explosivos o bien fabricarlos de forma casera "con productos químicos de adquisición legal".

Los diez presuntos integrantes de esta célula, desarticulada por los Mossos d'Esquadra en la llamada operación Caronte y cuyo juicio se prevé que se prolongue hasta marzo, se enfrentan a una petición de la Fiscalía de entre 7 y 19 años de cárcel por delitos de integración en, o colaboración con, el Dáesh (Estado Islámico).

Las similitudes de esta célula con la que en agosto perpetró los atentados en Barcelona y Cambrils (Tarragona) son muy numerosas, entre ellas sus planes de fabricar explosivos con productos químicos de venta legal, como los que adquirió la célula que atentó el 17-A en Las Ramblas, que acumuló en Alcanar centenares de litros de acetona y agua oxigenada destinados a la composición del explosivo conocido como "la madre de Satán".

También, la juventud y la entrega a la causa yihadista de sus integrantes, y su sumisión a un líder maduro, según ha explicado a Efe la fiscal Dolores Delgado, coordinadora de asuntos de terrorismo en la Fiscalía de la Audiencia Nacional.

'Alí el peluquero'

Según el escrito de acusación, el líder de la célula era Antonio Sáez Martínez, un español convertido al islam conocido como Alí el peluquero y que fue quien propuso "perpetrar un atentado en territorio español señalando que tendría un contacto que podría conseguirle explosivos".

La célula se creó a principios de 2014 y se denominó "Fraternidad islámica. Grupo para la predicación del yihad" y la mayor parte de sus integrantes residían en Terrassa (Barcelona).

Celebraban sus reuniones en domicilios, mezquitas de Sabadell y Barberá del Vallés (Barcelona), así como en locales comerciales abiertos al público. En ellas "se debatía sobre la posibilidad de realizar la yihad, fuera marchándose a Siria o cometiendo un atentado en España".

Con el fin de atentar, "la célula realizó estudios fotográficos de los siguientes objetivos": el Parlamento de Cataluña, la Comisaría de Mossos d'Esquadra en la plaza de España de Barcelona, el Hotel Arts, ubicado en la zona del Puerto Olímpico, y una sinagoga, entre otros.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.