La Policía Municipal de Bilbao ha localizado e imputado por un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria con resultado de lesiones graves al conductor del atropello de Bolueta acaecido el pasado 25 de diciembre, que se encontraba en paradero desconocido desde que acontecieron los hechos.

El suceso ocurrió la madrugada del 25 de diciembre cuando un BMW negro atropelló a dos jóvenes de 33 y 23 años, en la calle Tellería, en el Polígono Santa Ana de Bolueta. Otro vehículo, un Open Astra gris también se vio implicado en el atropello. Ambos vehículos fueron localizados tres días después y las pesquisas policiales llevaron a la identificación de los conductores, según ha indicado el Consistorio.

De este modo, la Policía Municipal de Bilbao ha imputado al conductor del atropello un delito contra la seguridad vial de conducción temeraria y con resultado de lesiones graves. Se da así por esclarecido este caso y se ha puesto a disposición judicial la investigación.

Desde el momento de los hechos el conductor se encontraba en paradero desconocido al haber abandonado su domicilio de Bilbao. El pasado viernes se presentó en las dependencias policiales de Miribilla con su abogado para que la policía le tomase declaración, quien le tenía identificado desde el tercer día, al localizar los vehículos implicados en el atropello.

La Policía Municipal de Bilbao destinó a un equipo de trabajo dedicado "de manera intensiva" a la localización de los vehículos y personas implicadas en el atropello.

En el propio lugar de los hechos, los agentes encargados de la investigación del accidente recogieron diversos indicios que han facilitado el esclarecimiento de los hechos. Así, los dos vehículos fueron localizados tres días después y trasladados a las dependencias de la Comisaría de Miribilla para ser sometidos a una inspección ocular.

Los restos localizados en el lugar, que pertenecían al vehículo BMW que había producido el atropello, indicaban que tenía la luna trasera fracturada y los cristales de las luminarias traseras rotos, así como otras evidencias de importancia para la investigación.

Una vez realizadas las primeras indagaciones, se establecieron canales de coordinación y comunicación con el resto de cuerpos policiales facilitándoles por los conductos oficiales todos aquellos datos que podían permitir la identificación tanto de los vehículos como la de algunas de las personas implicadas. Las pesquisas policiales llevaron a la identificación de los conductores.

Cinco días después del atropello, se tomó declaración a todas las personas que podían estar, de alguna manera, implicadas en el caso, excepto al conductor del BMW, que estaba identificado, pero que había huido y se encontraba en paradero desconocido. Las investigaciones policiales han hecho finalmente que el joven decidiera acudir con su abogado a declarar a las instalaciones de Miribilla.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.