Pazo de Meirás
Pazo de Meirás EUROPA PRESS

La comisión de expertos que analiza la incorporación al patrimonio público del Pazo de Meirás mantiene esta semana la tercera reunión en la que se seguirá avanzando en las líneas de trabajo. En esta labor se buscan lagunas en la transmisión patrimonial de la que fuera propiedad de Emilia Pardo Bazán a los Franco.

El grupo de trabajo compuesto por un total de 11 expertos -del mundo académico, jurídico y patrimonial-, que preside el catedrático de Historia Contemporánea de la USC Xosé Manuel Núñez Seixas, y que se constituyó a finales de noviembre del pasado año, se ha marcado como horizonte "dos o tres meses" para alcanzar las conclusiones que puedan arrojar luz sobre esta propiedad.

En declaraciones a Europa Press, el profesor de la USC ha recordado que las Torres de Meirás (como se conoce el inmueble y al que después se le añadieron otras fincas expropiadas por las que algunas se ha documentado que nunca se pagaron) nunca fue de titularidad pública. El edificio pasó de la familia Pardo Bazán a Francisco Franco como particular, después de que una comisión -de la que formaban parte sublevados del régimen- recabase el dinero.

Precisamente, los detalles de la transmisión patrimonial son los que estudian los expertos de la comisión, que parte de la premisa de que el pueblo gallego ya "pagó" en 1938 por este pazo, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2011.

La muerte de Carmen Franco deja en manos de sus hijos la titularidad de este pazo, del que podrían querer deshacerse a cambio de una indemnización, la cual la Xunta ya ha especificado que no estaría dispuesta a asumir.

De hecho, el presidente autonómico, Alberto Núñez Feijóo, ya sugirió a los Franco que si no estaban dispuestos a asumir la declaración BIC de Meirás -que obliga a abrir el inmueble a las visitas al público-, pueden "donar" el inmueble al patrimonio público.

Además de este trabajo de la comisión, recientemente ha salido publicada una investigación realizada durante 21 años por Carlos Babío y Manuel Pérez Lorenzo, con el título 'Meirás, un pazo, un caudillo, un expolio', en el que se documenta y se recogen testimonios con los que se pretende demostrar "la versión oficial de que se trató de un regalo del pueblo" coruñés.

ESTATUAS DE ISAAC Y ABRAHAM

La herencia de la hija del dictador tiene seis meses para que los hijos la asuman. En ella, también se encuentra la denuncia del Ayuntamiento de Santiago para recuperar las estatuas de Isaac y Abraham, obras del Mestre Mateo, cuya admisión a trámite se conoció justo el día anterior al fallecimiento de Carmen Franco.

Fuentes municipales consultadas por Europa Press han explicado que Carmen Franco todavía no había recogido la demanda, por lo que hay que notificársela a todos sus herederos y, en ese proceso de identificación de domicilios, se encuentran los servicios jurídicos del Ayuntamiento.

La demanda del Consistorio compostelano fue fruto de un proceso de documentación realizado también con el apoyo de la Universidade de Santiago de Compostela (USC) en el que se demostraba la titularidad de ambas estatuas.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.