En este contexto, se ha mostrado al público que el conjunto medieval de la localidad ha pervivido en el tiempo con un aspecto prácticamente fiel a sus orígenes, para los que hay que remontarse al siglo X. La recreación ha contado con la presencia del presidente de la Diputación Provincial de Huesca, Miguel Gracia; la presidenta de la Comarca de la Ribagorza, Lourdes Pena, y el representante de la Fundación Montañana Medieval, Javier Torres.

En Fitur, el presidente de la DPH, junto al gerente de TuHuesca, Fernando Blasco, también ha dado a conocer las cifras de turismo de la provincia, que ha cerrado el año con un incremento de entre el 8 y el 10 por ciento. "Sobrepasamos la barrera de 2 millones de pernoctaciones", ha afirmado, ya que la zona ha cerrado diciembre con cerca de 2.200.000 y el número de viajeros supera los 950.000.

Ha subrayado que la provincia de Huesca está "entre los principales destinos de turismo de interior" del país, por lo que ha evidenciado que este sector es "parte indispensable" de su economía. Respecto al protagonismo de Montañana este año en Fitur, ha dicho que demuestra que es posible "recobrar la vida, recuperar el pulso, sin perder el encanto medieval y en perfecta cohesión con su historia".

Una historia que, según el responsable provincial, representa "la lucha del territorio, de los habitantes, por dejar atrás un pasado reciente que no fue precisamente benévolo con estos núcleos que no se adaptaron a los nuevos tiempos de modernidad", refiriéndose a la segunda mitad del siglo XX y al despoblamiento que vivieron numerosos núcleos del Alto Aragón como otras muchas zonas de montaña.

TODAS LAS CAPAS SOCIALES

En concreto, en Fitur personajes en representación de todas las capas sociales de la época Medieval, desde un infanzón, el campesino, clérigos, la cortesana o el conde, han explicado su modo de vida, de vestir y su función. Algo parecido puede ver cualquier visitante que se acerque a esta localidad que fue testigo del nacimiento del Reino de Aragón y que ya en el año 1974 fue protegida como conjunto histórico-artístico.

Todos los participantes trabajan en la recreación física de distintos espacios usando materiales y técnicas de la época, "en el mismo entorno y con los mismos elementos que fueron escenario de episodios bélicos, humanos, culturales y que aún hoy se pueden revivir con estos personajes recreando esas mismas escenas con escrupuloso cuidado y rigor histórico", explica Javier Torres, quien también es el responsable de la oficina turística de la localidad y, añade, "llevan atuendos que ellos mismos se realizan, estudian materiales y formas de hacerlo, no van disfrazados".

Para hablar de los orígenes de Montañana hay que referirse a antes del siglo X, cuando el Condado de la Ribagorza pertenecía al reino de Navarra y cobraría también protagonismo por haber formado parte de la línea defensiva que de un lado a otro recorría el Pirineo en la Reconquista. Declarada bien de interés cultural y monumental en 2004, la Montañana de hoy es un ejemplo de colaboración territorial de distintas administraciones, que llevan invirtiendo en labores de restauración, mantenimiento y servicios desde finales de los años 90.

"MUCHO QUE DECIR"

"Montañana tiene mucho que decir", así se expresaba en la presentación en el recinto de Ifema de Madrid Javier Torres, que resumía los proyectos que se están llevando a cabo como la forma "de devolver a la villa una serie de elementos y actividades que nos permitan ver lo que fue un lugar como este hace más de mil años, que sirva para vivir la historia, entenderla y sentirla tal como sucedió", destaca el responsable de la Fundación Montañana.

Esta entidad es la responsable de este proyecto turístico con el que ya se ha recreado una casa del siglo XIX, pronto abrirán el que será el único hospital de Aragón del siglo XIII, un edificio que recrea el lugar en el que los monjes de entonces servían a caballeros, nobles y peregrinos que se encontraban de viaje. Como base se está construyendo el poblado con su torre, oratorio, un pozo, lanoria, cabañas y horno.

Para todos aquellos que deseen descubrir este reducto medieval, Montañana cuenta con visitas guiadas durante todo el año durante las que poder ver las torres del recinto defensivo, los templos románicos de nuestra señora de Baldós y San Juan, las casas tradicionales y los muros que flanquean los caminos del entorno como muestras de la técnica del trabajo de la piedra y desde hace un par de años cuenta también con un centro donde dar la bienvenida al viajero.

Consulta aquí más noticias de Huesca.