El convenio, que afecta a los trabajadores de Opel España, su mayoría en la factoría de Figueruelas, caducó en el 2017 y es el primero al que se enfrenta la firma tras su compra por parte de PSA. Las negociaciones empezaron el pasado mes de octubre y, por el momento, las posturas entre las dos partes siguen muy alejadas.

Los representantes de CC.OO. han valorado el consenso de las organizaciones sindicales en su decisión de rechazar la propuesta que el pasado jueves trasladó la dirección de la compañía a la comisión negociadora. No obstante, en cuanto a la estrategia a seguir, no creen "necesario ni eficaz" que sean las organizaciones sindicales quienes bloqueen la mesa de negociación. Bajo su punto de vista, es tan sencillo como rechazarla "sin necesidad de más ornamento".

"La Dirección no nos ha puesto un ultimátum encima de la mesa al que haya que responder con otro: bloqueo y movilización", ha señalado la Sección Sindical, que ha considerado que es cuanto menos "atípico" que la respuesta ante una propuesta más de la empresa sea levantarse de la mesa. "Para nosotros no está agotada la negociación y, por tanto, no consideramos útil respuestas aisladas que no se enmarquen en una estrategia más global y a largo plazo".

En cualquier caso, la Sección sindical de CC.OO en Opel y la Federación de Industria han señalado que intentaran convencer a UGT y al resto de organizaciones sindicales que puesto que hay unanimidad en el rechazo, sería "incongruente" romper "esa unidad" por "la escenificación del mismo, al menos en este momento de la negociación".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.