Según ha explicado Martínez en un comunicado, los trabajadores tienen tres ofertas sobre la mesa: "la posibilidad de desplazarse a trabajar a una fábrica de la península, prejubilarse (a partir de los 58 años) o aceptar la oferta de cobrar una indemnización de un máximo equivalente a dos años de salario a 35 días por año trabajado".

Desde EUIB han calificado estas opciones como "irrisorias e insuficientes". "Aunque se ha anunciado que hasta 12 trabajadores podrían aceptar el desplazamiento (los más jóvenes de la plantilla) y que entre cuatro y cinco podrían acogerse a la prejubilación, creemos firmemente que no es de recibo que, por un lado , los jóvenes tengan que irse de la isla para poder trabajar y, por otra parte, que personas en edad y con voluntad de trabajar deban jubilarse cobrando un porcentaje sobre el total que deberían percibir", ha manifestado Martínez.

Además, el coordinador ha considerado "totalmente injusta la propuesta de indemnización propuesta por la empresa, ya que hay trabajadores que llevan muchos años en la empresa y que deberían percibir una indemnización justa equivalente a los años dedicados".

Martínez ha declarado que "no queremos el cierre de la fábrica de Pepsi, de la que dependen 27 familias directamente y tantas otras indirectamente. Pero, vista la actitud de la empresa, no nos queda otra opción que hacer una llamada al boicot de sus productos; si no se produce aquí, aquí tampoco se consume".

"El cierre sin consecuencias de una fábrica de estas características abre la puerta a que muchas otras, con beneficios similares a la de Pepsi, quieran marchar de las islas dejando los trabajadores en una situación precaria", ha añadido el coordinador.

Por último, desde EUIB han mostrado "todo su apoyo a los trabajadores afectados" y han asegurado que estarán "a su lado en todo lo que necesiten. "No podemos permitir que 27 familias se queden sin un sustento económico por los caprichos de una multinacional", ha concluido Martínez.

Cabe recordar que la multinacional explicó que la planta "se encuentra ante una confluencia de dificultades que hace inviable su continuidad" y que, según indicó, "esta planta registra niveles bajos de uso de su capacidad y además es pequeña y obsoleta".