El semirremolque estaba cargado de electrodomésticos, principalmente frigoríficos, cuando se encontraba estacionado en una explanada dedicada a tal efecto y para vehículos pesados en el extrarradio de la capital burgalesa.

Tras el robo, se abrió una investigación barajándose, entre otras hipótesis, la posibilidad de que el vehículo pudiera haber sido transportado hasta algún lugar donde se pudiera estacionar y ocultarlo temporalmente para lo que en el argot se denomina "enfriarse" y recuperarlo más tarde.

Las múltiples pesquisas practicadas llevó a los investigadores, tras conocer que el semirremolque fue desenganchado de la cabeza tractora a la que se encontraba unido, hasta una nave en régimen de alquiler y aparentemente carente de actividad laboral, ubicada en uno de los polígonos industriales que perimetran la ciudad.

En su interior fue localizado el vehículo, al tiempo que los agentes comprobaron que se encontraba intacto y sin evidencias de forzamiento y que en su interior permanecía toda la carga que transportaba, que se entregó a su legítimo propietario tras verificar que no faltaba nada.

La investigación iniciada por la Unidad Orgánica de Policía Judicial y el Puesto Principal Alfoz de Burgos continúa abierta hasta el total esclarecimiento de los hechos, no descartándose próximas detenciones. Las diligencias instruidas han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Burgos.

Consulta aquí más noticias de Burgos.