Turistas en Palma de Mallorca
Turistas en Palma de Mallorca EUROPA PRESS

La presión humana sobre Baleares se ha disparado un 45,7% en los últimos 20 años, lo que supone un aumento de 641.210 personas, según el Índice de Presión Humana (IPH).

La plataforma Terra Ferida ha informado en un comunicado que, según los datos que ha proporcionado el Instituto de Estadística de Baleares (Ibestat), el único año en el que se produjo un decrecimiento fue en 2009, cuando el valor máximo bajó un 1,1 por ciento, recuperándose en 2010 con una subida de 60.000 personas.

El máximo de 1997 fue de 1,4 millones de personas en agosto, mientras que 20 años después ya se alcanzó un valor máximo de 2 millones de personas. Además, al tomar como referencia el día 1 de enero, desde Terra Ferida han observado que en 1997 había 764.089 personas sobre las islas, mientras que en 2017 ya eran más de un millón.

De este modo, cada año durante las dos últimas décadas en Baleares ha salido "un nuevo pueblo de unos 20.000 habitantes en temporada baja, 25.000 en media temporada y 33.000 en temporada alta", han expresado desde la plataforma.

Así, estos datos evidencian que "se alarga la temporada turística y no disminuye el número de turistas que llegan". En esta línea, Terra Ferida ha puesto en duda alguno de los discursos realizados por representantes de las instituciones en los que se hablaba de "un nuevo modelo económico más diversificado y sostenible" o "una moderación en los picos de verano".

PROPUESTAS PARA FRENAR LA PRESIÓN

Por todo ello, la organización ha presentado un total de seis propuestas para "frenar el aumento imparable de la presión". En relación al techo real de plazas turísticas, han propuesto "mejorar el mecanismo y poner un techo real, además de que la Ley Turística explicite qué número de plazas no se puede superar".

Por otra parte, han planteado que se elimine el crecimiento de las plazas turísticas. "Es incomprensible que, cuando la propia ley dice que el límite máximo de plazas se tiene que adaptar a la capacidad de carga establecida en el planteamiento urbanístico y territorial, ya se haya anunciado que se concederán y se repartirán las plazas existentes", ha manifestado el colectivo.

En este sentido, han sugerido "enmendar la ley para que cada nueva plaza turística deba de adquirir dos plazas de la bolsa y que esta esté formada solo por plazas que se den de baja".

Además, también han subrayado la reforma de los Planes Territoriales con "criterios sostenibles y rebajar el crecimiento residencial", así como "eliminar la sobreocupación en los hoteles".

Por último, el colectivo ha comentado que Baleares gasta "millones de euros en promoción a través de la Conselleria de Turismo, del Consell y de los Ayuntamientos", siendo este gasto "un privilegio para el sector". Por ello, han expresado que esta promoción es "innecesaria" y han planteado que este dinero se destine a "incrementar los medios de inspección y sanción de la sobreocupación".