Los hechos tuvieron lugar entre enero de 2008 y febrero de 2010, cuando según el escrito de Fiscalía el hombre realizó "multitud de operaciones fraudulentas" con el fin de enriquecerse a través de

solicitudes de efectivo a otras entidades de crédito o retirando dinero de las cuentas corrientes de sus clientes sin el consentimiento de éstos.

El escrito de acusación considera que el hombre, que entró a trabajar en el banco en 2006 y que fue nombrado apoderado diez meses después, se aprovechó de la falta de personal de la oficina y de su conocimiento del funcionamiento interno del banco para sustraer dinero y enriquecerse.

La mayor parte del dinero, 379.062,15 euros, lo sustrajo a través de solicitudes de efectivo a otros bancos. Según la acusación el hombre habría cumplimentado los formularios, total o parcialmente, para pedir efectivo a otras oficinas de O Barco, pero en vez de integrarlo en el banco se lo quedaba en su poder.

Por estos hechos fiscalía reclama cinco años y nueve meses de prisión; así como una multa de once meses con una cuota diaria de 10 euros y la responsabilidad en caso de impago, por considerar los hechos constitutivos de un delito continuado de apropiación indebida.

También reclama una pena de dos años y nueve meses de prisión, multa de once meses con una cuota diaria de diez euros y responsabilidad en caso de impago por un delito continuado de estafa y falsedad en documento mercantil por la retirada de efectivo de las cuentas corrientes de los clientes sin su consentimiento.

En este caso el acusado habría simulado las firmas de los clientes e

incluso habría adjuntado fotocopias de los DNI de los clientes con el objetivo de dar apariencia de autenticidad a las operaciones.

En concepto de responsabilidad civil el acusado deberá indemnizar a su antigua empresa con la cantidad de 448.064,12 euros por los perjuicios causados. El juicio tendrá lugar en la Audiencia Provincial de Ourense los días 24 y 25 de enero.

Consulta aquí más noticias de Ourense.