Juicio Makelele
Juicio Makelele EUROPA PRESS

El ciudadano senegalés Abdu Ndiaye, más conocido por 'Makelele', acusado de la muerte de la hostelera gijonesa Sonia Meléndez Mitre, el 16 de julio de 2015, ha sido declarado culpable de asesinato por el jurado popular, al término del juicio celebrado en la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias con sede en Gijón.

El jurado, en este sentido, ha apreciado la agravante de discriminación por razón de género y la atenuante de dilaciones indebidas, mientras que ha votado en contra de la agravante de abuso de superioridad y la de parentesco. En este sentido, han dado por bueno que el acusado actuó con premeditación y que la víctima no tuvo posibilidad de defensa. De los nueve miembros del jurado, siete votaron a favor de declararle culpable y dos no culpable. El jurado, además, se ha mostrado desfavorable a la posibilidad de indulto del procesado.

A este respecto, el jurado ha incidido en que el acusado tenía conocimiento previo de los horarios de la víctima y sus rutinas, además de que se encargó de difundir el rumor de que un clan gitano gallego perseguía a la hostelera. Asimismo, han considerado que el acusado incurrió en "contradicciones y mentiras", como es el que diera hasta tres versiones de dónde estaba a la hora de la muerte de la hostelera.

También ha tenido en cuenta los mensajes amenazantes que él la enviaba y que la víctima había confesado a amigos y familiares que le tenía miedo, hasta el punto de advertir de que si le pasaba algo ya sabían quién había sido. A esto han sumado que en la casa de la víctima se encontrara una nota amenazante, que se daba a entender que era de ese supuesto clan gitano gallego, la cual fue escrita por 'Makelele' y tenía sus huellas y las de una prostituta con la que había estado días antes.

Asimismo, el jurado descarta el móvil del robo porque solo se llevaron de la casa el teléfono de la víctima. Dan por probado, además, que el acusado estuviera ese día en casa de la hostelera, como lo sitúan las antenas de telefonía, y que mantuvo relaciones sexuales con esta antes de matarla.

Algo que hizo "de forma súbita y eliminando toda posibilidad de defensa", de acuerdo a la versión de la acusación particular. La muerte, además, se produjo por estrangulamiento, al taparle con una mano la boca para que callara y con la otra le agarraba del cuello, al tiempo que le aprisionaba el cuerpo, aprovechando su corpulencia física.

La Fiscalía, que pedía inicialmente para el acusado una pena de cárcel de 15 años por el delito de homicidio, ha elevado esa petición a 20 años, la misma que solicita la acusación particular. Asimismo, el primero pide al procesado el pago de una indemnización de 120.000 euros a la hija de la víctima, y de 60.000 y 30.000 a la madre y hermano de la misma. Las cantidades, en el caso de la acusación particular, son de 200.000, 100.000 y 60.000, respectivamente.

La defensa, por su parte, había solicitado la libre absolución de su cliente y había pedido la atenuante de dilaciones indebidas, al demorarse la celebración del juicio desde la detención del procesado. Tras conocer el veredicto, ha anunciado su derecho a recurrir la sentencia, con un recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA) y ha pedido que, dado que se apreció la atenuante solicitada, se le imponga a su cliente la pena mínima.

"Yo no la maté", ha asegurado 'Makelele', en el turno a una última palabra al que tiene derecho. Más emocionados se han mostrado los familiares y amigos de Mitre, presentes en la sala, al conocer el veredicto. Tras la decisión del jurado, queda que el Tribunal dicte sentencia.

Consulta aquí más noticias de Asturias.