El mismo juzgado imputaba en noviembre de 2014 al que fuera presidente de Caja de Burgos tras la denuncia presentada por UPyD por un posible delito de administración fraudulenta y desleal del Consejo de Administración de la entidad ya desaparecida tras su integración en Banca Cívica y posterior absorción por parte de CaixaBank.

La denuncia presentada por UPyD ante el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León señalaba que entre 2005 y 2010 se habían realizado operaciones de crédito, aval o garantía por parte de Caja de Burgos a sociedades vinculadas a José María Arribas.

En concreto, recogía un total de 45 operaciones por un importe superior a los 34 millones de euros, lo que representaba el 93,86 por ciento de todas las operaciones realizadas por la antigua caja de ahorros con miembros de su Consejo de Administración, familiares o empresas.

Del mismo modo, plasmaba la posibilidad de que José María Arribas hubiese logrado créditos en "condiciones muy ventajosas" para él y sus sociedades, entre las que se encuentran Industrias Basati S.A, Industrias Arlanzón S.A. y Tramitación de Residuos S.L, sobre las que además se apuntaba la existencia de un posible "maquillaje contable".

Consulta aquí más noticias de Burgos.