La maqueta ocupará una superficie de 20 metros cuadrados y su diseño mostrará perfectamente una presa de dos metros de largo (y sus órganos de desagüe), una central hidroeléctrica anexa, unas esclusas, un canal de riego y una población de unas 30 casas, con sus puertas, ventanas y tejados y sus calles urbanizadas.

Además, para dar aún mayor realismo al diseño, tendrá un funcionamiento real con agua y efectos especiales que simularán una tormenta, con su aparato eléctrico y lluvia, todo sincronizado con una locución didáctica y amena que explicará al visitante el ciclo del agua.

Esta maqueta formará parte de una nueva exposición permanente titulada 'Molino de Casablanca. Espacio HIDRO-Lógico' sobre la gestión del agua y las funciones del Organismo de Cuenca. Ocupará la planta baja del antiguo molino harinero, donde la Confederación está acondicionando una sala para recibir las visitas organizadas de colegios e institutos y la zona que acogerá esta gran maqueta.

Se aprovecha así la emblemática ubicación del complejo hidráulico del barrio zaragozano de Casablanca, del que forma parte este edificio, que fue parte importante de la vida del Canal Imperial de Aragón y de la historia de la ciudad de Zaragoza, ha detallado la CHE en una nota de prensa.

Esta exposición se enmarca dentro de una ruta urbana que incluye la Fuente de los Incrédulos, las antiguas esclusas del Canal Imperial y el propio complejo hidráulico, con los restos del antiguo molino. Con este proyecto la Confederación del Ebro quiere sumarse a la oferta cultural, de ocio e histórica de la capital aragonesa aportando una visión didáctica y novedosa sobre el agua y la cuenca.

El proyecto se empezó a fraguar en 2014 y se une a la recuperación y restauración de la monumental Fuente de los Incrédulos llevada a cabo en 2013 por la Confederación. La definición y preparación de los contenidos se está realizando gracias a la implicación del personal de la propia Confederación y en gran parte con medios propios.

DISEÑO DE LA MAQUETA

Esta gran maqueta debe recrear con todo lujo de detalles, además de una presa, esclusas y un canal, otros elementos como la casa de administración de la CHE, con personal del Organismo en la presa; un núcleo de población a escala; estaciones de control SAIH repartidas por el territorio que realizarán mediciones (de caudales y meteorológicas) al igual que los aparatos del SAIH por la cuenca; una zona regable con una granja, pozos, campos con riego por aspersión/gotero y la orografía, con el río Ebro con algunas cascadas de agua; un azud con escala de peces o una zona montañosa que aparecerá nevada.

También tendrá efectos especiales que recrearán una tormenta, los aportes con agua real, la salida del agua embalsada por los aliviaderos reproduciendo un episodio de avenida, el funcionamiento de la central y el encendido de farolas y luces de la maqueta, el llenado del embalse y, para ello, la maqueta funcionará realmente con agua, sincronizado con una locución explicativa.

El Canal Imperial de Aragón es una de las principales obras de ingeniería hidráulica de la Cuenca del Ebro sobre todo por su peso histórico. Junto con el complejo de El Bocal, arranque del Canal en Fontellas (Navarra), este complejo de Casablanca es otro de los hitos de esta infraestructura.

En 1776, la Real Sociedad Económica de Amigos del País promovió la construcción de lo que sería el puerto de Casablanca. El complejo estaba formado por dos esclusas para permitir el paso de los barcos, un dique, un almacén, que luego fue posada y la almenara de San Carlos, que era conocida en Zaragoza como la "Casa Blanca" y que incorporaba el molino harinero.

Cuando se abandonó como puerto, se reconvirtió en una pequeña central hidroeléctrica en 1894 pero siguió siendo un lugar de esparcimiento para los zaragozanos.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.