Agente de la Guardia Civil
Agente de la Guardia Civil EUROPA PRESS

Según ha explicado la Comandancia en una nota, los agentes se incautaron de 18 kilo de marihuana a través de las 151 plantas que se hallaron bajo cultivo a través de un sistema eléctrico que se servía de un enganche ilegal, por lo que el detenido está acusado de tráfico de drogas, cultivo de marihuana y de un delito de defraudación de fluido eléctrico.

Los investigadores se trasladaron a la vivienda tras tener conocimiento de que en el lugar se pudiera hallar un cultivo, si bien al llegar encontraron la entrada tapiada, por lo que se tuvo que contar con la colaboración de unos operarios de obra para abrir un hueco por el que emanaba "un fuerte olor, característico de la marihuana" y desde el que se veían "cajas de lámparas" y se escuchaba el funcionamiento de máquinas de ventilación.

Ante estas evidencias, los operarios de obra retiraron el tapiado de ladrillo para que los agentes pudieran entrar en la vivienda, donde se había establecido una plantación de marihuana en el salón mientras que una de las habitaciones albergaba los motores de las máquinas y en otra había un butrón en la pared que daba acceso a la vivienda colindante.

De manera paralela a estas actuaciones, los agentes vieron en el pasillo del bloque de viviendas a un hombre que deambulaba "de manera nerviosa" y que estaba "muy pendiente de la actuación de la Guardia Civil" quien finalmente reconoció ante los agentes ser el propietario de la plantación y residir en la vivienda que comunicaba ambos pisos con el butrón. Las diligencias junto con el detenido fueron puestos a disposición de un juzgado de Roquetas de Mar.

Consulta aquí más noticias de Almería.