Para valorar la gravedad de sus conductas, la magistrada ha tenido en cuenta a la hora de fijar las condenas el número de destinatarios a los que los procesados remitieron el vídeo. Así, a uno de los acusados que solo lo reenvío a un amigo le ha impuesto un año y medio de prisión, mientras que al otro encausado, que llevó a cabo una difusión más indiscriminada al enviarlo a un grupo con 49 personas _todos ellos compañeros de trabajo_, le ha condenado a 2 años de prisión.

La sentencia, que puede ser recurrida ante la Audiencia de Navarra, recoge que el 21 de marzo de 2017, uno de los encausados recibió en su móvil un vídeo de procedencia extranjera en el que de forma explícita se ve a un adulto manteniendo relaciones sexuales con una niña de unos 5 años de edad.

A pesar de saber que no era lícito, este inculpado se lo reenvío a un amigo, quien a su vez, cuatro días después, lo compartió en un grupo de WhatsApp formado por 49 personas. Nada más recibirlo y comprobar su contenido, el administrador del grupo expulsó del mismo al remitente.

Por las conversaciones mantenidas por los encausados durante esos cuatro días, la juez concluye que ambos tuvieron la "intención" y el "ánimo" de difundir el vídeo a pesar de que eran conocedores de su contenido ilícito, ha informado el TSJN.

Consulta aquí más noticias de Navarra.