Esquerra Oberta de Calvià quiere un Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que "responda a una lógica de crecimiento urbanístico cero", y ha instado al Ayuntamiento a trabajar por un modelo turístico sostenible y de calidad.

Esquerra Oberta de Calvià ha celebrado este jueves una asamblea para poner en común los puntos más conflictivos de la propuesta de Plan General que ha elaborado el PSOE, según ha informado en un comunicado.

El encuentro, que se celebró en la Biblioteca Municipal de Santa Ponça, contó con la asistencia de cerca de una cincuentena de vecinos y vecinas del municipio.

Los concejales de Esquerra Oberta Rafel Sedano y Alfonso Rodríguez explicaron lo más significativo del avance del PGOU y recogieron las observaciones y propuestas de los asistentes.

Entre muchos otros temas se habló de la intención del PSOE de proyectar nuevos urbanizables como los de Son Caliu y Peguera; nuevas carreteras como las de Calvià Vila, Son Ferrer y Magaluf; una gran superficie comercial en Ses Planes, en Palmanova; o nuevos edificios de servicios como el de Can Vairet, en El Toro, todo en suelo rústico.

Sedano y Rodríguez criticaron que, hasta ahora, el PGOU "ha respondido más a lógicas comunicativas que no de un proteccionismo claro y contundente".

En este sentido, los concejales de Esquerra Oberta se posicionaron absolutamente en contra de proyectar nuevas carreteras, grandes superficies o nuevos urbanizables dentro espacios protegidos.

Así, desde Esquerra Oberta de Calvià se considera que el nuevo Plan General debe plantear un posicionamiento" claro y contundente en favor de la rehabilitación, la regeneración urbana y la vivienda, todo tendiendo al crecimiento urbanístico cero, consolidando la protección del entorno ambiental del municipio, pero la propuesta que ha hecho el PSOE no lo suficiente en esta dirección".

"Si el PSOE quiere perpetuar el crecimiento urbanístico en suelo rústico no nos encontrarán", ha afirmado Sedano. Sánchez, por su parte, ha concretado que "a día de hoy Esquerra Oberta no apoya la propuesta de Plan General del PSOE".

Desde la formación de izquierdas son también críticos con las formas y consideran que la elaboración del PGOU no ha sido un proceso participativo.