El 78% de los jóvenes vascos que se encuentran en desempleo confía en encontrar un empleo en los próximos doce meses, lo que supone 24 puntos porcentuales más que en 2013, y un 74% de los estudiantes cree además que logrará un empleo relacionado con su formación, 28 puntos más. Asimismo, el 11% cree que tendrá que trabajar en el extranjero aunque no lo desea, cinco punto menos que en 2013, según datos del Observatorio Vasco de la Juventud.

El Observatorio ha presentado la quinta edición de 'Aurrera Begira; indicadores de expectativas juveniles', una investigación que realiza anualmente con el objetivo de conocer cómo percibe la juventud vasca el presente y cuáles son sus expectativas de futuro en el corto plazo. El sondeo se basa en una encuesta telefónica a una muestra de 1.512 jóvenes de 15 a 29 años.

Según los datos hechos públicos por el Observatorio vasco correspondientes a 2017, los jóvenes vascos han mejorado "sustancialmente" sus expectativas de empleo en los últimos cinco años.

Entre estos datos, la consejera de Empleo y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha destacado que actualmente el 78% de la juventud en paro confía en encontrar trabajo en doce meses, 24 puntos porcentuales más que en 2013, fecha en la que se inició la serie de encuestas, y nueve puntos más que en el último año.

Además, el 74% de la juventud estudiante cree que al terminar sus estudios encontrará un trabajo relacionado con su formación, frente al 46% que lo creía hace cinco años.

Un 25% de la juventud que trabaja considera probable perder el empleo en el plazo de un año y otro 8% cree que, aunque no pierda su trabajo, es probable que empeoren sus condiciones laborales.

Artolazabal ha remarcado que también desciende en 24 puntos la percepción de riesgo de perder el empleo o de que empeoren las condiciones laborales entre la juventud que trabaja, del 57% de 2013 a un 33% en 2017. La expectativa de tener que emigrar al extranjero pasa del 16% al 11%.

La consejera ha destacado que "la mejora de las expectativas laborales trae consigo una valoración más positiva del presente y también un aumento de la confianza en el futuro". En concreto el índice de confianza en el futuro alcanza 75 puntos, once más que en 2013 y tres más que en 2016.

EMANCIPARSE

El 11% de la juventud vasca cree que habrá de trabajar en el extranjero sin desearlo, si bien la expectativa de emigración forzosa ha descendido un punto en el último año y cinco respecto a 2013. A la mitad de la juventud sí le gustaría ir a trabajar al extranjero y más de la mitad lo considera improbable.

Por otro lado, el 46% de los jóvenes encuestados desearía vivir por su cuenta en el plazo de un año pero no cree que pueda hacerlo, un porcentaje similar al de 2013 (45%).

Entre las conclusiones del estudio, se encuentra que la juventud vasca es "predominantemente optimista" en relación al futuro. Según explica, el índice de satisfacción personal se mantiene alto, al igual que la confianza en las capacidades de la juventud, de la que se destaca su alto nivel de formación. El empleo y las expectativas laborales y el dinero disponible son los aspectos vitales peor valorados por los jóvenes.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.