El violador del Eixample
La Audiencia de Barcelona juzga al violador del Eixample. EFE

La sección 21 de la Audiencia de Barcelona ha condenado a Francisco Javier Corbacho, conocido como el nuevo violador del Eixample, a 66 años y seis meses de cárcel por cuatro delitos de agresión sexual, tres de ellos con el agravante de reincidencia, y por tres delitos de robo con violencia. El juez también le ha condenado a indemnizar a las víctimas con 110.000 euros en total.

No cumplirá más de 20 años en prisión y pasará ocho años más en libertad vigilada

El acusado ha sido finalmente absuelto del quinto delito de agresión sexual y robo con violencia que también se le imputaba al no poderse practicar la prueba pre-constituida de la víctima, que no vive en España, por lo que no se ha podido disponer de su declaración en sede judicial.

Un "depredador sexual"

Corbacho ha sido definido en el juicio como "un verdadero depredador sexual" que actuaba siempre del mismo modo. Buscaba a alguna mujer que regresara sola a casa de noche en los alrededores de la plaza Universitat y la seguía y asaltaba cuando esta entraba en el portal de su casa. Las agredía sexualmente en alguna zona cercana al ascensor amenazándolas con un cuchillo, un destornillador o una navaja. En ocasiones utilizaba herramientas que manejaba en su trabajo de electricista.

Durante el juicio, el acusado negó los hechos por los que ahora se le condena y dijo ser drogadicto. No podrá cumplir una condena de más de 20 años pero tras salir de la prisión tendrá que permanecer ocho años más en libertad vigilada. Corbacho se encontraba en prisión preventiva desde marzo de 2016.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.