Usaga señala que las nuevas prácticas planteadas "no supondrían una mejora sustancial en la aportación de materia orgánica al suelo y sí en cambio podría suponer una grave agresión medioambiental en cambio para la superficie del terreno por erosión y lixiviado!.

Por otra parte, a través de una nota de prensa, Usaga dice que la imposición de dichas prácticas por parte del Ministerio "podría infringir" en un reglamento de la Unión Europea que dice que los estados miembros no definirán requisitos mínimos que no estén establecidos en un determinado anexo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.