Según ha informado este jueves la Guardia Civil, uno de ellos, vecino de Vimianzo (A Coruña) y el que se dirigió a la joven, llevaba un pasamontañas al usar esta prenda habitualmente en su trabajo para protegerse del frío.

Por su parte, su acompañante aseguró a los agentes que su única intención era la de dirigirse a la chica para "piropearla". Ambos circulaban en un Renault Megane verde.

Según han informado a Europa Press fuentes de la investigación, la Guardia Civil descarta un intento de secuestro pero, al tratarse de una "actitud sospechosa", se ha abierto una investigación para "esclarecer" lo sucedido el miércoles.

La chica relató que un coche se paró a su altura en el casco urbano de Noia y los ocupantes, uno de ellos con un pasamontañas, la llamaron e invitaron a subir al vehículo, ante lo que la joven, de unos 20 años, "salió corriendo porque se asustó", han abundado las mismas fuentes.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.