El pasado día 5 de enero la Guardia Civil supo de la desaparición de 42 raíles propiedad de Adif que estaban depositados en la localidad de Orejo (Marina de Cudeyo).

La investigación reveló que un camión de una empresa había estado retirando estos raíles durante varios días. El hombre había encargado a esta empresa la retirada de los raíles como material de chatarra, por los que ésta le había abonado casi 3.500 euros, convencida de que era una transacción legal ya que había trabajado en otras ocasiones con esta persona.

Adif informó a la empresa de que el material no era para chatarra, por lo que aquella lo devolvió al lugar del que lo había recogido, y la Guardia Civil procedió a investigar al hombre que realizó el encargo de llevarse los raíles como presunto autor de un delito de estafa, no habiendo devuelto el dinero que cobró por ese material.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.