Entre las personas migrantes, uno de los grupos más vulnerables son aquellas personas que huyen de conflictos armados o de situaciones de violencia, personas refugiadas o solicitantes de asilo, tal y como indica Cristina Domínguez, del Programa de Refugiados de Cruz Roja Española.

Para ello, Cruz Roja Española diseña itinerarios personalizados de inserción socio laboral que cubren todas las necesidades básicas de personas refugiadas y solicitantes de Protección Internacional, ofreciéndoles, entre otros, servicios de apoyo jurídico, psicológico, traducción e interpretación, aprendizaje del idioma, ayudas económicas, formación, orientación e intermediación laboral.

El incremento del número de solicitantes de asilo es uno de los retos, pero no el único. "Otra de las necesidades que tenemos actualmente es el de poder disponer de voluntariado capacitado para enseñar el idioma a las personas refugiadas y, también, poder contar con pisos de alquiler para estas personas que huyen de la guerra o de la persecución", recalca Cristina Domínguez.

Cruz Roja Española cuenta con 2.279 plazas para personas solicitantes de asilo, de las cuales 245 corresponden a Castilla y León. No obstante, la Organización sigue trabajando para ampliar su red.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.