Valladolid.- Parte de la Colección Ica que se muestra en el Museo de la Pasión
Valladolid.- Parte de la Colección Ica que se muestra en el Museo de la Pasión EUROPA PRESS

Una exposición que no viene a ser más que "una demostración" de lo que se estaba viviendo en ese momento en España, inmersa en una incipiente "democracia" y en los estertores del "franquismo". Así lo ha señalado el director de exposiciones y museos de la Fundación Cultura del Ayuntamiento de Valladolid, Juan González, que ha presentado la muestra junto con la representante del departamento de Relaciones Institucionales del Ico, Ángeles Sancho, y la comisaria de la muestra, María Toral.

La exposición 'Libertad creativa. Los años 80 en las Colecciones ICO', reúne 38 obras -solo repite Rogelio López Cuenca- con fondos pertenecientes a la muestra 'Los años 80', que junto con la de 'Escultura Moderna Española con Dibujo' y la 'Suite Vollar de Picasso' conforman las colecciones de arte propiedad del Instituto de Crédito Oficial (ICO) que gestiona la Fundación, ha explicado Ángeles Sancho.

"Uno de los objetivos de la Fundación ICO es la de promocionar la cultura y favorecer su conocimiento", ha continuado para explicar que esta muestra se enmarca dentro de la política "proactiva de préstamos" de la institución. "Son autores delimitados en una época temporal muy definida, que quizá no hayan sido estudiados con la profundidad que merecían, y que se enfrenta al arte libres" de cualquier anclaje "político".

La colección parte de la renovación plástica que emprendieron Alfonso Fraile y Luis Gordillo, para continuar con obras de artistas como Miquel Barceló, Eduardo Arroyo, Luis Gordillo, Alfonso Albacete, Tàpies o Sicilia, todas ellas con un denominador común: "la vitalidad y libertad creativa de España en la década de 1980".

Tanto la libertad en la forma de crear y en el uso de materiales como el asentamiento de los circuitos de difusión y el mercado artístico permitieron que artistas consagrados como Gordillo, Alcolea y Fraile y noveles como Barceló, Sicilia y García Sevilla entraran en las colecciones de pintura contemporánea más importantes del país.

A ellos se unieron, desde la distancia, artistas que habían desarrollado su obra en el extranjero (Esteban Vicente, José Guerrero) y que se incorporaron abiertamente, en estos momentos, al escenario artístico español.

Un argumento ampliado por María Toral, que insiste en que la nómina de artistas que recoge el Museo de la Pasión tiene el denominador común de la "experimentación" y la "ruptura" con todo lo anterior. "Trabajando desde la individualidad, ya no hay una dictadura que les obligue a agruparse para tener voz", ha señalado para incidir en que la temática es tan "diferente" como los "soportes" que utilizan.

Obras con "formatos complicados de ver", debido a su "gran tamaño" y que, sin embargo, tienen un encaje perfecto en el Museo de la Pasión, ha continuado la comisaria, para incidir en que se "ha respetado mucho la cronología".

Consulta aquí más noticias de Valladolid.