La presidenta de la Asociación Española de Ciudades del Vino (Acevin), Rosa Melchor, presentó este miércoles en Fitur el producto enoturístico 'Rutas del vino de España" con el que se busca "hacer vivir una experiencia única e inolvidable" a sus visitantes con el vino de hilo conductor.

El enoturismo mueve en España un total de 54 millones de euros y durante el año 2016, último año del que se tienen datos, un total de 2,7 millones de visitantes disfrutaron de las visitas a bodegas y museos del vino adheridos a las Rutas del Vino de España confirmando la fortaleza del sector.

En la actualidad

hay 27 rutas en activo certificadas que se extienden a través de diversos territorios vitivinícolas aparados por las denominaciones de origen de nuestro país. A partir de este año se sumarán las de Rioja Oriental, Toro y La Mancha, junto a otras rutas castellanomanchegas ligadas a las distintas denominaciones de origen.

'Rutas del vino de España' es una marca y producto turístico reconocido nacional e internacionalmente que cuenta con el apoyo de la Secretaría de Estado de Turismo y Turespaña, además de otros ministerios, como el de Agricultura, y de otros organismos como la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas, las comunidades autónomas y diputaciones provinciales y el aval de la Red Europea de Ciudades del Vino (Recevin).

La presidenta de Acevin, que destacó este producto turístico enológico "que oferta experiencias, bajo la filosofía de la calidad y el desarrollo sostenible", anunció también la puesta en marca de la primera escuela superior de enoturismo para dar oportunidad de recibir una formación "integral" que incluirá tanto la gestión de visitas, gastronomía, cultura del vino, marketing e idiomas entre otros aspectos.

En la presentación, junto a la alcaldesa de Alcázar de San Juan también participaron la subdirectora general de Desarrollo y Sostenibilidad Turística de la Secretaría de Estado de Turismo, Tatiana María Martínez; la presidenta de la Asociación Española de Turismo y Turismo Gastronómico, Cristina Alonso, y el presidente de la Red Europea de Ciudades del vino (Recevin), José Calix.

PERSPECTIVAS POSITIVAS DEL SECTOR.

Propuestas como 'Rutas del Vino' de España buscan potenciar un sector que está registrando crecimientos continuos en los últimos años con creciente interés de los turistas sobre todo

internacionales.

Desde el sector cada vez se detecta una creciente demanda hacia una mayor diferenciación en la oferta de las visitas que ofrecen las bodegas. De este modo, las actividades diferentes a las visitas tradicionales crecen al menos el doble que las visitas más turísticas, si bien éstas siguen representando más del 95% de las reservas de enoturismo en bodega.

Esta búsqueda de experiencias más personalizadas lleva según Turismodevino.com a un incremento de los precios de las visitas a las bodega para poder ofrecer una visita más experiencial, así como en la búsqueda de muchas bodegas de clientes con mayor capacidad de compra posterior.

PREOCUPACIÓN POR SUBIDA DE PRECIOS.

"Nos hemos encontrado este año con muchas bodegas que incrementan el precio de sus visitas de forma considerable. Es algo que nos inquieta ya que hemos pasado en muy poco tiempo de una realidad en la que las bodegas no cobraban y estaban contentas de recibir visitas gratuitas con tal de conseguir ventas de vino a otra realidad de subidas de precio generalizadas", alertó el consejero delegado del portal de enoturismo, Luis Lechuga.

Y es que muchos de los clientes extranjeros que visitan las bodegas de España están acostumbrados a un modelo diferente en el que las visitas son gratuitas y en el que se premia la compra de vino tanto en bodega como tras la visita.

Desde el portal son optimistas de cara a la evolución del turista internacional, pero sí muestran inquietud ante una realidad de subidas de precio en visitas que se pueda ver agravado por un euro fuerte, así como también por situaciones como la generada por la crisis catalana que ha tenido un impacto muy negativo en las reservas del último cuarto del año.

"El tema de las subidas de precio nos preocupa mucho pensando en el cliente nacional joven. El público joven está entrando cada vez más tarde en el consumo de vino y nosotros pensamos que las visitas a bodegas deberían ser experiencias amenas y divertidas que permitieran acercar el vino a la población de menor edad. Las subidas de precio no ayudan en este sentido, sino más bien al contrario, y echamos de menos actividades orquestadas por grupos de bodegas que se enfoquen a ganar la atención del cliente de futuro", advirtió Lechuga, quien cifró en unos 10 euros el precio medio de la visita a bodegas en 2017.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.