Helicóptero
Un helicóptero de la policía en una imagen de archivo. ARCHIVO

Un adolescente de 17 años sobrevivió a un accidente de tráfico gracias a que su padre contrató un helicóptero para localizarle en Nueva Gales del Sur, Australia.  Desde el aire, pudo encontrar al joven atrapado en su automóvil, que se había salido de la carretera como consecuencia del siniestro.

Tony Lethbridge empezó a temerse lo peor cuando vio que su hijo Samuel no regresaba a casa. Había salido por Sídney la noche anterior con unos amigos, pero desde entonces no había dado señales de vida. Ante esta situación, Lethbridge decidió alquilar un helicóptero a la mañana siguiente de la desaparición de su hijo, y gracias a ello encontró el automóvil de Samuel siniestrado fuera de la carretera, entre unos matorrales, a 19 kilómetros de su casa.

Ahora, según informa Sky News, el joven permanece en el hospital en estado grave, después de haber sufrido múltiples fracturas y de quedar atrapado en el vehículo después de sufrir el accidente. Los servicios sanitarios que atendieron a Samuel aseguraron que era "muy afortunado por estar vivo".

Este padre australiano asegura que se decidió a tomar medidas por un caso anterior, en el que la víctima de un accidente murió después de no ser localizada durante varios días. "No iba a dejar que eso le sucediera. La gente me decía que quizá Samuel se había escapado, pero eso no es propio de él", cuenta.

El padre de Samuel tenía pánico a volar; su tío fue quien tuvo que montar en el helicóptero

Acudió a alquilar el helicóptero "con aspecto ansioso y algo cansado", según recuerda Lee Mitchell, piloto y copropietario de Skyline Aviation Group. "Explicó su situación, que había denunciado la desaparición de su hijo ante la Policía, y me contó que temía que hubiera tenido un accidente. Me dijo que solo contaba con 1.000 dólares, así que le hice una rebaja y salimos a buscar a Samuel", relata Mitchell, que fue acompañado por el tío de Samuel, ya que su padre tiene pánico a volar.

Después de 15 minutos de búsqueda, el helicóptero dio con el automóvil, a unos 20 metros de la carretera. "Fue bastante fácil de detectar desde el aire, pero hubiera sido casi imposible hacerlo desde el asfalto, porque estaba muy por debajo del nivel de la carretera", dice el piloto.

El tío de Samuel fue el primero en llegar al coche accidentado, y reconoce que temía lo que iba a encontrar en él. "Realmente no quería ir, pero a medida que me acercaba vi que Sam se movía. Pasé de estar aterrorizado a estar en éxtasis en un par de segundos", aseguró.