Jorge Fernández Díaz
El exministro del Interior Jorge Fernández Díaz, en el Congreso. Ballesteros / EFE

La sentencia en la que el Supremo confirma la pena a 70 años y seis meses para Antonio Ortiz, el pederasta de Ciudad Lineal, hace una explícita censura a la "locuacidad" del exministro del Interior Jorge Fernández Díaz en relación con este caso y, en general, lamenta los juicios paralelos en los medios.

Lamenta la censurable locuacidad del máximo responsable de las fuerzas policiales que asumieron la investigación El fallo, del que ha sido ponente el presidente de la Sala de lo Penal del tribunal, Manuel Marchena, lamenta "la censurable locuacidad del máximo responsable de las fuerzas policiales que asumieron la investigación", en alusión al entonces ministro, Jorge Fernández Díaz, quien pareció anticipar la culpabilidad del detenido, cuando aún no había sido juzgado, en una rueda de prensa en la que, eso sí, se refirió a él como presunto.

El abogado del pederasta de Ciudad Lineal acusó al exministro de "contaminar al tribunal", por permitir la publicación de fotografías nada más ser detenido y no respetar la presunción de inocencia al atribuirle los hechos.

Lamenta de manera indirecta la comparecencia

En su sentencia de este miércoles el alto tribunal ha respondido a esos argumentos de la defensa lamentando de manera indirecta aquella comparecencia del político, pero ha rechazado que pueda servir para exculpar al reo.

Las ruedas de reconocimiento del condenado no fueran nulas, dice el Supremo, ya que el tratamiento mediático no afectó a las niñas "hasta el punto de condicionar la indicación del acusado como la persona que había sometido a cada una de ellas a las sevicias denunciadas".

De hecho, ninguna de las menores admitió haber visto la imagen del acusado de forma anticipada a su reconocimiento judicial en algún medio de comunicación.

Eso sí, el tribunal constata "un distorsionado entendimiento del principio de publicidad procesal, garantía procesal del constitucionalismo liberal que está siendo reemplazada, con mucha más frecuencia de lo tolerable, por una publicación del proceso".