Según fuentes municipales, los hechos ocurrieron sobre las 19.30 horas del 15 de enero, cuando J.C.G.C, de 42 años, fue sorprendido en la calle San Pedro por una patrulla, y trató de huir "con grave peligro" para los viandantes que cruzaban en verde y para otros conductores que

tuvieron que apartarse para

no chocar con él.

Como el conductor no atendió a los requerimientos policiales acústicos y luminosos de detención, los agentes iniciaron una persecución que culminó en la avenida de Villamayor, a la altura del hospital de la Santísima Trinidad, donde fue finalmente interceptado por una segunda patrulla policial.

Además de ser denunciado por conducción temeraria, también lo fue por

llevar en el interior de su vehículo armas y objetos peligrosos, concretamente un cuchillo de 35 centímetros de longitud y un bastón de hierro de casi un metro.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.