El presidente de CEOE, Juan Rosell
El presidente de CEOE, Juan Rosell. EUROPA PRESS

El mismo día en que el vicepresidente del BCE lamenta que los sueldos "no están subiendo lo suficiente" en Europa, la patronal española CEOE celebraba su Junta Directiva y Comité Ejecutivo en el que, entre otros asuntos, se ha debatido la propuesta de subida salarial que se trasladará a los sindicatos el 25 de enero en la reunión que retomará el acuerdo de negociación colectiva (AENC) que no pudo firmarse el año pasado.

Las cifras concretas se irán precisando conforme avance la negociación "Estará en línea con la planteada en la negociación del año pasado, aunque otorgando una especial importancia a la parte variable", han asegurado tanto CEOE como Cepyme en un comunicado conjunto. Según confirman fuentes empresariales a 20minutos, la oferta será una base del 2% y un punto variable extra ligado a la productividad.

"Las cifras concretas se precisarán conforme avance la negociación", dicen oficialmente las patronales. Sin embargo, las citadas fuentes aseguran que rondará ese 3% que precisamente este martes el secretario general de CC OO, Unai Sordo, calificaba como una base mínima de referencia, sobre la que habría que contemplar después "la inflación, la productividad de cada sector y los salarios más bajos".

Una mejora que responde a la demanda social

La oferta de los empresarios, en todo caso, supera a las cifras que manejaban antes de romperse las negociaciones con los sindicatos.

El año pasado la patronal proponía un alza del 1,5% al 2%, más medio punto extra en función de un componente variable de productividad. Pero ya en su pasada Junta Directiva de diciembre, la CEOE consideró ampliar su oferta, animada por la recuperación económica y después de los mensajes para subir salarios que envía constantemente el Gobierno y los organismos internacionales.

UGT y CC OO se reunirán el 23 de enero para conjuntar una propuesta común Las patronales acotan "hasta finales de marzo" el plazo para llegar a un acuerdo. Además, piden no limitar el acuerdo a las bandas salariales y pactar otros temas que consideran "imprescindibles" para la competitividad de las empresas, como el absentismo laboral y el papel de las mutuas en las bajas temporales.

Los sindicatos UGT y CC OO se reunirán el 23 de enero para conjuntar la propuesta que llevarán a la negociación dos días después. De momento sus posturas divergen: la organización liderada por Pepe Álvarez propone un salario mínimo en convenio de 1.000 euros, mientras que CC OO no se ciñe a "cifras concretas" y matiza ese 3% propuesto en función de la inflación, la productividad de cada sector y un alza superior a los sueldos bajos.