Nathaly Salazar, chica de Valencia desaparecida en Perú
Nathaly Salazar, chica de Valencia desaparecida en Perú POLICÍA DE PERÚ

Una nueva reconstrucción de los hechos que supuestamente causaron la muerte en Perú de la joven valenciana de origen ecuatoriano Nathaly Salazar tratará de resolver las dudas que existen en relación a este suceso, por el que fueron detenidas dos personas.

Así lo ha asegurado a la hermana de Nathaly, Tamara Salazar, quien ha señalado que en esta nueva reconstrucción del suceso participarán los agentes de la Policía Nacional españoles desplazados al lugar para colaborar en la investigación, así como especialistas en tirolina y ese tipo de actividades.

Tamara ha afirmado que desde el principio dudó de la versión dada por los dos detenidos, quienes declararon que Nathaly murió tras sufrir un accidente cuando usaba una tirolina y arrojaron su cadáver a un río.

La chica ha defendido que su hermana había realizado un curso superior de actividades físicas deportivas y estuvo trabajando en la localidad de Venta el Moro en actividades al aire libre, entre las que se incluían rafting, barranquismo y también tirolina.

"Yo he hecho tirolina con ella y mi hermana sabía lo que hacía", ha asegurado, y ha señalado que también la Policía duda de la versión de los arrestados y por eso hará una nueva reconstrucción de los hechos, en la que participarán también sus padres.

Sobre la búsqueda del cuerpo, Tamara ha señalado que siguen los trabajos para localizarlo, algo que confía en que ocurra pronto para que "esta pesadilla se acabe y se esclarezca la verdad".

"Necesitamos el cuerpo de mi hermana y que esto acabe", ha asegurado, tras pedir que las personas relacionadas con la supuesta muerte de la joven "paguen por lo que han hecho", pues "independientemente de que fuera un accidente, en ningún momento la socorren o tratan de salvar su vida, y tiran su cuerpo".

Tamara ha negado cualquier vinculación de Nathaly con uno de los detenidos y ha explicado que ella contrató la actividad por internet con una empresa, y esta persona la esperó en un pueblo cercano para trasladarla hasta el lugar en el que se realizaba la tirolina. 

Todavía está pendiente que la citada empresa muestre todos los permisos para hacer esa actividad, algo que por el momento no ha hecho, aunque, según Tamara, la empresa ha negado que los dos detenidos trabajaran para la compañía, desvinculándose de las responsabilidades.