Youtube
YouTube en un teléfono móvil. Pexels

En un intento por mejorar la comunidad de creadores de YouTube, evitando que se recompense a los imitadores, a los spammers y a los que suben vídeos inapropiados, la plataforma ha endurecido las condiciones para que sus usuarios puedan monetizar sus contenidos.

A partir del próximo 20 de febrero, solo podrán monetizar sus vídeos aquellos usuarios que cuenten con al menos 4.000 horas de visualización durante los últimos 12 meses y un mínimo de 1.000 suscriptores. Esto supone un incremento importante ya que, hasta ahora, bastaba con alcanzar las 10.000 reproducciones para empezar a obtener algunos beneficios, por bajos que fueran.

Estas exigencias se aplicarán con carácter retroactivo, por lo que muchos usuarios que ya podían monetizar sus contenidos, por haber alcanzado los requisitos previos, perderán ese privilegio en un mes si no alcanzan las nuevas marcas impuestas. De este modo se intenta evitar que se premie injustamente a los spammers o a los imitadores.

Según YouTube, el 99% de los canales afectados negativamente por esta medida han ganado menos de 100 dólares durante el último año y el 90% han recibido menos de 2,5 dólares en el último mes.

"Hemos llegado a estos nuevos requisitos después de un análisis profundo y de conversaciones con creadores como tú. Nos permitirán mejorar significativamente nuestra capacidad para identificar creadores que contribuyen a la comunidad de forma positiva y ayudar a generar más ingresos publicitarios para ellos. Estos estándares tan altos también nos ayudarán a prevenir la monetización de vídeos potencialmente inapropiados que pueden perjudicar los ingresos de todos", cuenta YouTube en su blog.

Además, también se han añadido cambios a Google Preferred, el programa premium que permite a los anunciantes colocar su publicidad en los canales de YouTube más populares. Ahora, cada vídeo enviado como candidato para tener los anuncios preferidos de Google será visto un moderador y aprobado manualmente como contenido apto para familias, un filtro humano para descartar los vídeos que no deberían haber pasado el filtro inicial.