Padres de Diana Quer en el funeral
Los padres de Diana Quer a su llegada al funeral en la parroquia de Santa María de Caná. EFE

El padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, compartió este miércoles su dolor con otras familias que también han sufrido la desaparición de un ser querido "en situaciones trágicas", y confió en que esas muertes supongan "un antes y un después" que permita construir una sociedad "más segura". "Hoy es un día de un extraordinario dolor", dijo a su llegada a la iglesia de Santa María de Caná, en la localidad madrileña de Pozuelo de Alarcón, donde residía la joven junto a su familia, y desde donde se le dio un último adiós.

La parroquia acogió una multitudinaria ceremonia, a la que acudieron miles de personas. La misa funeral fue oficiada por el cardenal madrileño Carlos Osoro y contó con la presencia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

También asistieron, por invitación de la familia, Juan José Cortés (el padre de Mariluz, la menor asesinada hace diez años en Huelva); Antonio del Castillo (padre de Marta del Castillo, desaparecida en Sevilla en 2009); Rocío Viéitez (la madre de dos niñas a las que su padre, David Oubiel, asesinó en Galicia) y Ruth Ortiz (exesposa de José Bretón, condenado a 40 años de prisión por asesinar a sus hijos Ruth y José en 2011). "Estamos todos unidos con ellos", dijo Antonio del Castillo a las puertas de la parroquia.

El párroco, el padre Jesús, hizo un extenso recordatorio de la joven. "La vida de Diana ha sido un regalo corto pero intenso", subrayó. El oficio, que comenzó a las 21.00 horas, se alargó poco más de una hora, aunque la familia tardó cerca de 50 minutos en salir, ante la multitud de personas que acudieron a darles su pésame.

"Que no queden en una página más de sucesos"

La intención de la familia de Diana Quer, según dijo Juan Carlos Quer antes de la ceremonia, fue trasladar "el calvario" que han sufrido cada día y su "apoyo" a las víctimas de los desaparecidos, para que no queden "en una página más de sucesos". También quisieron que estuvieran presentes "todas las personas de bien" que ayudaron "de modo desinteresado" a buscar el cuerpo de la joven desde su desaparición en agosto del año pasado.

"Ojalá que nuestra sociedad se conciencie de verdad del enorme valor que tenemos de poder contar con un equipo de personas tan solidario, tan humano, tan profesional, que de modo desinteresado trabajan haciendo cada caso como suyo propio", destacó Juan Carlos Quer.

Juan José Cortés, el padre de Mariluz, aseguró que su presencia era "de obligado cumplimiento" en este homenaje, donde recalcó que van a "seguir luchando toda la vida" por la prisión permanente revisable. En este sentido, consideró que derogarla sería un "paso atrás" en la justicia española. "Deberíamos estar con ellos como está toda España", añadió Cortés, al tiempo que expresó sus "emociones" al sentir "el dolor fresco" de esta familia que le recuerda a su pérdida.

Por su parte, la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, mostró su "apoyo" absoluto a la prisión permanente revisable "hasta el último aliento" y pidió a los partidos que desean derogarla que reflexionen, porque "es una demanda de los ciudadanos. Hay delitos que por su crueldad necesitan un castigo superior y la sociedad tiene que estar protegida", recalcó.

La investigación se centra en buscar restos de ADN

Al mismo tiempo, la Guardia Civil centra ahora las investigaciones en nuevas pesquisas sobre el ADN después de conocerse que el Chicle utilizó presuntamente cinta aislante para amordazar a la joven antes de arrojarla al pozo de Rianxo en el que fue encontrado el cadáver.

En el último registro de la nave, se encontraron bridas y una prenda interior íntima, según adelantó La Voz de Galicia. Además, los restos de cinta aislante coinciden con la encontrada en el coche de Abuín. Este giro provocará que se realice una reconstrucción de los hechos, y en la misma tendrá que estar presente el propio asesino confeso.