Los Mossos d'Esquadra han decomisado uno de los 18 cocodrilos que pretendía exhibir el Circo Universal, instalado en el recinto del Fórum de Barcelona, porque no tiene todos los permisos en regla, ya que se trata de una especie en peligro de extinción.

Según ha informó la Policía catalana, la unidad de Medio Ambiente inspeccionó el circo para comprobar la documentación de todos los animales pero en especial la de los cocodrilos.

De los 18 reptiles, seis eran caimanes y los otros doce eran aligatores del Mississipi. Toda la documentación entregada por los responsables del circo era correcta excepto en un caso de caimán, en el que los agentes dudaban de su identificación.

En una segunda inspección policial, con la colaboración de un perito especialista del Centro de Recuperación de Anfibios y Reptiles de Catalunya (CRARC). De esta segunda visita, se evidenció que uno de los animales identificados como un caimán era en realidad un cocodrilo negro o enano, que goza de la más alta protección del convenio internacional de Washington de especies amenazadas, ya que se encuentra en grave peligro de extinción.

Tras esta identificación, el animal ha sido decomisado y trasladado a las instalaciones del CRARC, en Masquefa (Barcelona), ya que los responsables del circo no aportaron ninguna documentación ni acreditaron la procedencia del animal.

Incumplimiento de la ordenanza

El Circo Universal ya tuvo problemas el fin de semana, cuando el sábado la Guardia Urbana levantó acta para abrir un proceso administrativo por incumplimiento de la ordenanza municipal de tenencia de animales, a haber utilizado cocodrilos en su espectáculo, y por incumplimiento de contrato, en el que "no constaba que se exhibieran animales", han explicado fuentes del Ayuntamiento de Barcelona.