Inauguración
Inauguración DIP. BIZKAIA

El acto inaugural ha contado con la presencia de las hijas del pintor y la visita a la exposición se ha realizado de la mano de la doctora en Historia del Arte, experta y conocedora del arte vasco Pilar Mur.

La exposición trata de la recuperación histórica de la obra de este pintor perteneciente a la generación de artistas vascos de la posguerra y ha sido producida en colaboración con La Encartada Fabrika-Museoa de Balmaseda, donde se han expuesto paisajes del artista dentro de las Jornadas Europeas del Patrimonio de 2017.

Ahora en Bilbao la muestra se amplía, ofreciendo al espectador una mirada al conjunto del trabajo realizado por el artista que incluye también su conocida obra "El mantel blanco" (1949), procedente de la colección del Museo de Bellas Artes de Bilbao.

Roberto Rodet Villa (Balmaseda, 1915-1989) fue un creador versátil, con intereses diversos y una amplia cultura. Fue pintor, escribió poesía y también se dedicó a la restauración de arte. Ejerció de director artístico de la Pasión Viviente de Balmaseda, a la que dio un impulso decisivo, refundó el Grupo Artístico Balmasedano, con el obtuvo grandes éxitos como director artístico y escenógrafo, y también concursó a director de cine. Además, participó activamente durante años en la organización del actual Museo de Bellas Artes de Bilbao e inició la catalogación de sus fondos.

La exposición propone una completa selección de sus trabajos, pinturas y dibujos, desde mediados de los años cuarenta a mediados de los años ochenta, y se organiza de manera temática, agrupada en los diferentes géneros artísticos que Rodet practicó.

El recorrido se inicia con retratos y composiciones con figuras, continúa con bodegones de diferentes épocas y paisajes del entorno encartado. La última sala está destinada a presentar, a la manera de un gabinete de estampas, un repertorio de dibujos y bocetos que expresa el proceso de creación del artista, acompañado de un conjunto de estudios y proyectos para murales.

"En la obra de Rodet Villa se aprecia una evolución que se desarrolla al compás de su época, marcada por un espíritu siempre inquieto y en busca de nuevas metas de superación. Partiendo de postulados postimpresionistas, con Cézanne y Gauguin como referentes, también se sintió atraído por el clasicismo de Aurelio Arteta", han explicado desde la Diputación.

Su experimentación plástica le condujo por el camino de la abstracción hacia una simplificación formal que se percibe principalmente en sus paisajes. "Preciso en el dibujo y con una sensibilidad extrema en el color, su pintura se caracteriza por un cuidado andamiaje compositivo y una delicadeza tonal que atraviesa toda su producción artística, desde retratos y bodegones, hasta murales y paisajes", han agregado.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.