Trabajadores de la planta de Opel en Figueruelas.
Trabajadores de la planta de Opel en Figueruelas. EUROPA PRESS

Los representantes de los trabajadores han mantenido este martes una nueva reunión con la dirección de la empresa para intentar avanzar en las negociaciones. En este encuentro, los sindicatos han presentado una contraoferta a la última propuesta de convenio colectivo que realizó el grupo PSA, si bien la reunión ha sido "bastante negativa".

En declaraciones a Europa Press, Sánchez ha indicado que la empresa "ha rechazado sin paliativos la oferta, diciendo que es insuficiente y que no le sirve a Opel, ni a PSA" y han recordado a los sindicatos "las distancias que existen con Vigo".

Sánchez ha lamentado que las formas en la negociación "distan mucho de la práctica que teníamos con Opel", dado que en anteriores ocasiones se lograba el acuerdo "con esfuerzo y a veces con no mucha aceptación de los trabajadores", dado que "se hicieron sacrificios" para que la planta lograra modelos como el Meriva, el Crossland o el Aircross.

Pero ahora "no compramos el empleo" al negociar con la empresa, sino "un billete con el que tendremos empleo o no", por lo que la situación "se complica mucho, es inentendible", ha sostenido Sánchez.

Se ha referido a la situación de 500 trabajadores cuyas condiciones están reguladas de forma individual, "los fuera de convenio", mandos intermedios o personal de alta cualificación que ha pedido a los sindicatos que se regulen sus condiciones en el convenio colectivo, pero "la empresa tampoco acepta".

Asimismo, "170 personas se fueron a la calle a primeros de enero porque eran temporales por el contrato de relevo que se paralizó y que estaban vinculados a la producción añadida de Aircross y Crossland", ha observado.

NUEVA OFERTA ESTE JUEVES

La empresa presentará una nueva oferta en la comisión negociadora de este jueves, pero "estamos bastante decepcionados" y no existen "indicios de que el jueves tengamos una oferta aceptable ni aceptada", ha recalcado.

Aunque las líneas rojas de empresa y sindicatos "son muchas", ha apreciado que la situación "se podría desatascar si la gente viera que tiene sentido" la propuesta, "pero nada se materializa, estamos decepcionados y preocupados y está fuera de lugar un acuerdo a ciegas para el futuro de una planta entera en Aragón, que ya ha demostrado que ha hecho esfuerzos".

Las negociaciones sobre el nuevo convenio colectivo comenzaron "en octubre o noviembre" y ya se han celebrado quince reuniones, si bien en las diez primeras casi "no hubo movimientos" y fue a finales de diciembre cuando "se puso de manifiesto la necesidad de un acuerdo" que en la actualidad "vemos imposible".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.