Rey Juan Carlos y la infanta Cristina
El rey Juan Carlos y la infanta Cristina, en una imagen de 2011. GTRES

El marido de la infanta Cristina, Iñaki Urdagarin, celebró este pasado lunes 15 de enero el que puede ser su último cumpleaños en libertad, al menos durante unos años, y lo hizo rodeado de buena parte de su familia política.

En concreto, hasta el domicilio de la pareja en Ginebra viajó un invitado inesperado, su suegro: el rey emérito Juan Carlos I. Es la primera vez que el monarca visita el domicilio de la pareja, que se instaló en tierras suizas hace cuatro años, cuando arreció la polémica por el caso Nóos.

Hasta la fecha, era público el apoyo que la reina emérita Sofía y que la infanta Elena seguían prestando a la pareja, a la que han visitado en múltiples ocasiones en el país helvético con motivo de destacados eventos familiares o sin motivo aparente más que acompañar a los Urdangarin-Borbón en su exilio forzado.

En esta ocasión no ha sido diferente y la madre de la infanta Crisitna también ha estado presente en Ginebra, aunque viajó en otro vuelo y en horario diferente al del ex Jefe del Estado. La que no ha podido estar en la celebración de los 50 años de su cuñado ha sido la infanta Elena, al parecer por motivos laborales.

De los que no ha habido ni rastro ha sido de los actuales reyes, Felipe VI y Letizia, que desde que estallará el polémico caso Nóos y el posterior juicio (por el que Urdangarin ha sido condenado a 6 años de cárcel y para el que la Fiscalía del Supremo pide aumentar la pena a 10 años), se han distanciado notablemente de la pareja, con la que, en principio, no mantienen ninguna relación pública.