Control de alcoholemia
Imagen de archivo de un control de alcoholemia.

La Policía Local de Sant Vicent ha detenido a un ciudadano de nacionalidad rumana por negarse a practicar la prueba de alcoholemia y resistencia a la autoridad. Hasta seis agentes tuvieron que intervenir para reducir al detenido, que se encerró en su coche.

Los hechos surgieron tras un accidente que protagonizaron dos conductores y la posterior confección del parte amistoso de accidentes. Los agentes, al observar que uno de los implicados en el siniestro "olía fuertemente a alcohol" le informaron que tenía que someterse al test de alcoholemia, que aceptó con la condición de que también le fuera practicado a la otra conductora.

El detenido sopló con los los labios cerrados, por lo que la prueba dio error en varias ocasiones. Al requerirle los agentes que iban a instruir diligencias por negativa a someterse a la prueba, el ciudadano rumano se encerró en su vehículo con la intención de escapar.

Los policías forcejearon con él, que incluso llegó a colocar piernas y brazos sobre el salpicader, lo que ocasionó la rotura de la luna delantera del vehículo. En el forcejeo uno de los policías sufrió lesiones en la mano.