Ante todo, jóvenes
Los actores Jennfor García (iz), Abdel Aziz el Jaidi (c) y Yassin Fatitt (d),durante la presentación del cortometraje "Ante todo, jóvenes", protagonizado por jóvenes reclusos del Centro Penitenciario Provincial de Granada. EFE

Los jóvenes reclusos del centro penitenciario provincial de Albolote (Granada) han irrumpido en el mundo del cine en una iniciativa pionera en este ámbito que les ha servido para plasmar sus experiencias e inquietudes y que busca romper estereotipos.

El cortometraje Ante todo, jóvenes, que dura 40 minutos y ha contado con más de 285 horas de trabajo, ha sido realizado y protagonizado por 19 reclusos (cuatro mujeres y quince hombres) e impulsado por el Instituto Andaluz de la Juventud, con el que también se pretende facilitar su reinserción social al presentarle como chicos y no como reclusos.

Los protagonistas se definen a ellos mismos como personas dinámicas, alegres, positivos, ambiciosos, soñadores y responsables.

Además, esta iniciativa, que se inició a mediados de 2006, ha servido como marco para la elaboración de un estudio sobre la realidad de este colectivo y su identidad, contada por ellos mismos, sin filtros y con total libertad", asegura el coordinador del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), Higinio Almagro.

Resultados del estudio

El estudio ha concluido que los protagonistas se definen a ellos mismos como personas dinámicas, alegres, positivos, ambiciosos, soñadores y responsables, aunque también "prepotentes por querer llevar siempre la razón, trasgresores por satisfacer su curiosidad y amantes del juego sin profundizar en el riesgo".

Entre sus prioridades están conseguir un trabajo estable, lo que supone responsabilidad, madurez y competencia, aunque también conlleva obtener "dinero, éxito y poder", un objetivo que, a juicio del coordinador del IAJ, "cualquier joven intenta conseguir".

La familia es también un aspecto importante en sus realidades, que implica un espacio de orgullo, felicidad y responsabilidad, mientras que la pareja se entiende como base de la estabilidad emocional, según sus testimonios, que también reproducen "los esquemas machistas".

Almagro ha añadido que la variable ocio y tiempo libre es considerada como un espacio para la exhibición de su condición de jóvenes, ya que hablan de la música, las fiestas, el sexo y la presencia del consumo de drogas, sobre las que también aseguran que "destruyen poco a poco sus vidas".

En la categoría de valores, los protagonistas anteponen el amor porque dan sentido a sus vidas, además de aplicar este valor a todos sus ámbitos, como la familia o los amigos.