Pablo Bravo Y M. Eugenia
Pablo Bravo Y M. Eugenia EUROPA PRESS

Los dos expertos han indicado que, hasta el momento no hay documento alguno que certifique la fecha exacta del comienzo de uno de los emblemas del Plateresco español, no obstante, después de 16 años de estudio, han situado ese momento hace cinco siglos, concretamente.

Esta fecha, que es simbólica por ser justo 300 años después del origen de la institución y por llegar este año a un número redondo - en el mismo momento que la institución académica celebra los ocho siglos de su fundación-, se debe a que han llegado a la conclusión que las primeras piezas talladas son de enero de 1520 y que, para ello, antes fueron precisos unos plazos y unos trabajos previos que colocarían el origen en 1518.

Así lo han señalado Pablo Andrés Bravo y María Eugenia Bueno Pastor en el Teatro Liceo, durante la presentación de su libro 'Yo, la fachada de la Universidad de Salamanca', una nueva obra didáctica y de fácil lectura para aquellos que quieren conocer más sobre este icono de la arquitectura renacentista.

En este acto, Pablo Andrés Bravo ha dado a conocer algunas de sus creencias sobre por qué esta "puerta de entrada a la sabiduría" se levantó de la manera que miles de turistas pueden ver cada día y quiénes pudieron ser sus artífices.

En este sentido, el arquitecto ha mostrado su opinión de que Elio Antonio de Nebrija alentó a darle la forma didáctica y humanística que atesora y que fueron discípulos suyos, como Aires Barbosa, quienes estuvieron entre los profesores y sabios que idearon su diseño.

En cuanto a cambios en los canteros, ha explicado que hubo un parón durante la Guerra de los Comuneros y que atribuir la fachada a Pérez de Oliva es "un absurdo total", pues llegó a Salamanca cuando la construcción ya estaba "a mitad de camino".

Asimismo, ha destacado el segundo friso como "la zona más bella" y ha incidido en la influencia de la obra de Berruguete en la parte alta o los "detalles franceses" en la crestería, no obstante ha reseñado que "la verdad está en las piedras".

En este sentido, la doctora María Eugenia Bueno ha lamentado que apenas haya documentación de la época, a su parecer debido al temor de sus autores a posibles represalias de la Inquisición de la época o de desavenencias con el rey Carlos V.

En cuanto a la popular "rana", el arquitecto Pablo Andrés Bravo ha apuntado que en la fachada hay "docenas de detalles" que podrían haber acaparado el protagonismo que finalmente se ha llevado la rana. Aun así, ha subrayado la información que, ya de por sí este minúsculo objeto sobre la calavera, aporta sobre la entrada a la Universidad.

Consulta aquí más noticias de Salamanca.