Según ha explicado la Policía Nacional en una nota, la investigación se inició a raíz de la denuncia interpuesta por una persona que relató como le habían sido sustraídas las joyas y dinero de su domicilio particular. Así, las primeas pesquisas se centraron en la empleada del hogar debido que se cerraron otras posibles vías de investigación al ser infructuosas.

Una vez que los agentes recabaron pruebas incriminatorias que determinaban la presunta participación de la empleada del hogar en los hechos, la investigación avanzó para descubrir que personas habrían participado en la sustracción de las joyas y dinero, ya que la principal investigada conocía la ubicación exactas de las joyas y el dinero, lo que ayudó a la perpetración del hecho delictivo con la ayuda de otras dos personas.

Posteriormente, los agentes localizaron en casas de compra-venta de oro piezas que habías sido sustraídas previamente de un domicilio particular y tras las gestiones realizadas identificaron a la persona que empeñaba las joyas, resultando ser la cuñada de la hermana de la principal investigada que trabajaba como empleada de hogar.

Así, según todas las pruebas incriminatorias recabadas, las tres mujeres investigadas fueron detenidas como presuntas autoras de un delito de hurto, mientras que las joyas fueron recuperadas por su propietaria.

Consulta aquí más noticias de Cádiz.