La vivienda está de capa caída en A Coruña: la nueva no se vende y muchas familias están asfixiadas por culpa de un euríbor que no les deja respirar.

Desde finales de agosto las ventas se han desplomado en la ciudad, y aunque los expertos no prevén que los pisos nuevos bajen, anuncian rebajas en los de segunda mano.

Éste es el panorama dibujado por el presidente del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Galicia, Herminio Carballido. «Las ventas han bajado más de un 60% desde agosto», explica. Asegura que el primer semestre del año no hubo una recesión en A Coruña, pero que ahora hay mucha oferta y poca demanda. Casi nadie se atreve a comprar.

Desmadre de precios

Ante esta situación, cree que la ciudad cerrará el año con una subida «de un 4%» en el precio de la vivienda nueva. Este «estancamiento» se contrapone con el «desmadre» de precios experimentado en los últimos años.

Según el último informe de Caixanova, de 2004 a 2006, el precio del metro cuadrado subió un 28,2%. Y en la vivienda de segunda mano, el incremento superó el 30%, situando A Coruña como la ciudad más cara de Galicia.

Esta escalada de precios unida a la de los tipos de interés pasará factura a los propietarios. Así, los expertos advierten de que en 2008 muchas familias tendrán que vender por no poder afrontar las hipotecas.


Carballido cuenta que ya les han llegado los primeros casos. Y esas prisas por vender provocarán una bajada de precios, pero sólo en los usados, subrayan desde el sector.

El responsable de las inmobiliarias de Galicia insiste en que, sin embargo, la vivienda nueva no va a ser más barata que antes. Seguirá subiendo, pero de forma más contenida. Lo que sí bajará, según Carballido, es la construcción de pisos. En este sentido, señala que ya hay promotores que renuncian a edificar y venden los solares