El cantante de góspel Edwin Hawkins, famoso por su interpretación del famoso tema Oh Happy Day y ganador de cuatro premios Grammy, ha muerto este lunes en su casa en Pleasanton, California, a los 74 años.

Su representante, Bill Carpenter, ha revelado que la causa ha sido un cáncer de páncreas contra el que Hawkins lleva mucho tiempo luchando.

Nacido en Oakland, Hawkins actuó junto a su familia y en grupos de la iglesia desde que era un niño. A finales de la década de 1960, cuando Hawkins tenía unos 20 años, ayudó a formar el Coro Juvenil Estatal del Norte de California.

Su banda, The Edwin Hawkins Singers, alcanzó la cima de las listas de popularidad con Oh Happy Day, canción que se hizo popular primero en la zona de la bahía de San Francisco y se convirtió en un éxito internacional en 1969.