Cazadores, Caza
Cazadores, Caza EUROPA PRESS/FEDERACIÓN DE CAZA

Así, el presidente de la FAC, José María Mancheño, ha expresado en una nota de prensa "su total apoyo" a las decisiones adoptadas por la Consejería de Medio Ambiente y su Instituto Andaluz de Caza y Pesca. "En su afán por criminalizar a la caza e imponer sus doctrinas morales, Ecologistas en Acción ha olvidado cuestiones técnicas básicas para el medio ambiente como que para que una zona quemada se recupere necesita liberar una parte de su carga ganadera", ha apuntado.

Así, desde la FAC han sostenido que la recuperación del monte público 'Dehesa Jarrama' de Zufre (Huelva), afectado por un incendio originado en septiembre de 2017, podría correr "grave peligro" si se lleva a cabo la demanda de Ecologistas en Acción de que la Consejería de Medio Ambiente no autorice las batidas previstas dentro de un plan técnico diseñado específicamente para reducir la población de ungulados en la zona quemada, de manera que ésta pueda regenerar su vegetación.

A juicio de la FAC, la conducta "irresponsable" de Ecologistas en Acción podría tener consecuencias "muy graves" para la zona ya que, según avalan informes técnicos y científicos elaborados por la Consejería de Medio Ambiente, las 1.239 hectáreas quemadas de la 'Dehesa Jarrama' no tienen capacidad de carga para soportar una superpoblación de ungulados que oscila, "gracias a la buena gestión cinegética, en torno a 418 ciervos, cuya alimentación provocaría que los recursos vegetales de este monte público no se regeneraran".

Ante esta situación, y siempre avalado por criterios científicos, el Instituto Andaluz de Caza y Pesca decidió, como medida excepcional, aumentar sensiblemente la presión cinegética en la zona como herramienta de control poblacional, autorizando así tres batidas de control al Club Deportivo Jarrama.

Así, han destacado que, "pese a que los datos avalan la autorización de dichas batidas, Ecologistas en Acción lanzó la pasada semana un mensaje cargado de sensacionalismo y afirmaciones erróneas en la que obvia los criterios técnicos que justifican las batidas de gestión y criminaliza, en base a informaciones falsas, al colectivo cinegético y su actividad".

Además, han apuntado que los datos dados por Ecologistas en Acción son "completamente falsos, como puede contrastarse en los informes técnicos de la propia Consejería, tales como que se trata de un espacio protegido, que la Finca Jarrama está completamente mallada o que las batidas autorizadas son para la erradicación de ungulados".

Consulta aquí más noticias de Huelva.